DE antemano suena muy interesante la intención de los diputados en pleno o desperdigados en el sentido de invitar al fiscal general estatal Uriel Carmona Gándara para que “cante” cómo va la procuración de justicia.

Y es relevante porque se supone que los actuales diputados traen ganas de mostrar que no serán tapadera de nadie, ni de la ex diputada Hortencia Figueroa Peralta, supuestamente demandada por cosas chuecas.

De entrada, valdría conocer los números de carpetas de investigación y luego saber cómo están integradas las denuncias, porque en una de ésas hasta podrían estar mal hechas a propósito como para exculparla.

DE la misma Legislatura en funciones, no cabe duda que primero están los intereses de grupo y luego, si hay tiempo, los de la sociedad a la que dicen representar y de la que indirectamente se llevan buena lana.

El caso es que por ahora en ese divisionismo legislativo no hay claridad de si persiste G-15, G13 o G11, porque un día los reúne un asunto y al día siguiente los puede separar, con sesiones en supuesto subrepticias.

Como sea, ayer por la tarde allá en el rinconcito de una quinta por el rumbo de Cantarranas armaron aquelarre algunos legisladores domésticos como Rosalina Mazari y Andrés Duque Tinoco, entre otros.

UNA de las grandes diferencias entre la rectoría de la UAEM Alejandro Vera Jiménez y la actual de Gustavo Urquiza Beltrán es que éste habla menos y realmente busca opciones para la recuperación financiera.

No es asunto menor el acuerdo suscrito por la rectoría y uno de los sindicatos para la creación de un fondo de pensiones y jubilaciones, que ha sido el dolor de cabeza para la UAEM y otras instituciones.

Ese talón de Aquiles que tanto manoseó Vera mientras la institución se iba en picada en su gestión, hoy es objetivo de verdadero interés y atención para la comunidad universitaria de hoy y próximas generaciones.

OTRO personaje muy dado a protagonismo, el diputado Belindo, debió recular el caravaneo con sombrero ajeno de que ya habían llegado a Morelos unos 500 elementos federales para reforzar la seguridad. ¡Plop!

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata1