DICHO ESTABA que venía tiempo de declinaciones, por lo que no sorprende del todo que Andrea Duque (Partido Humanista) candidata a la alcaldía de Jiutepec dijera mejor vamos con Manuel Agüero (PRD-PSD).

Tampoco, que Zoraida Díaz (Partido Humanista), candidata a diputada por el Distrito IX, hiciera un alto y decidiera orientar sus esfuerzos para apoyar a José Eduardo Bahena (Nueva Alianza) en el mismo objetivo.

Y ayer mismo, el candidato a alcalde de Cuernavaca Harry Nielsen (Partido Humanista) hizo lo propio para sumarse a la causa de Javier Bolaños Aguilar (PAN-MC) a escasos 11 días de la jornada de votación.

CON LOS casos señalados líneas arriba, se infiere el desfonde del negocio de Partido Humanista, cuya dirigencia se encamina hacia la peligrosa pérdida de registro si no consigue el 3% de votación efectiva.

Las declinaciones de Duque, Díaz y Nielsen, tenían antecedente similar con la decisión de Fernando Pineda (Humanista) de expresar su apoyo al candidato a la gubernatura Rodrigo Gayosso Cepeda (PRD-PSD).

En esa oportunidad, el 5 de junio, el pastor del Partido Humanista Jesús Escamilla Casarrubias montó en cólera (muy común en él) y amenazó con retirar el registro a Pineda González. No pasó nada más.  

A CASI una semana de las votaciones, resulta natural que algunos candidatos decidan poner fin a sus aspiraciones y al mismo tiempo se sumen a causas ajenas, no necesariamente por traición sino practicidad.

Si ese ejercicio de declinar ya se vio incluso hacia la presidencial, con Margarita Zavala, en obvio de que no traía toda la fortaleza para competir, extraña a la gubernatura de Morelos ninguno haga lo propio.

Para nadie es un secreto que entre los ocho aspirantes a encabezar el Poder Ejecutivo al menos cuatro están en calidad de relleno y hablando de declinaciones, tal vez ya sería tiempo de que hacer algo de utilidad.

SI NO declinación, sí traslucen debilidad los candidatos a la gubernatura Jorge Meade, Víctor Caballero y Fidel Demédicis, que se unen para tomar casco y mosquetón a fin de cazar mapaches. ¿Para eso?

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata1

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...