compartir en:

A Enrique Hernández Rodríguez  se le nota en el tono de voz el orgullo que le da haber acumulado 25 años de servicio en el sistema educativo: “Soy técnico. Estoy en la imprenta del IEBEM; esa imprenta yo la fundé hace 36 años”, responde.
Aclara que la diferencia entre los años que ayer le reconocieron y los que tiene en la imprenta, se debe a que su antigüedad se suspendió durante 11 años en los que fungió como empleado de confianza.
Como responsable de la imprenta, se encarga de la papelería oficial interna, pero cuando el proyecto se echó a andar, fue para la impresión de la Gaceta Informativa.
“Desde entonces, seguimos apoyando al Instituto, incluso hubo un tiempo en el que también se hacían trabajos para otras dependencias”, apunta.
Comparte su agradecimiento al IEBEM con el Sindicato de Trabajadores de la Educación, “también se ha preocupado por el bienestar de los administrativos, porque son los que no se ven, estamos atrás”.
Aunque podría aspirar a acumular el máximo de antigüedad, 35 años, comenta que en sus planes está retirarse en un año más, para incursionar en la iniciativa privada.
         Por Antonieta Sánchez