A finales de febrero llegaba el coronavirus a nuestro país, una pandemia de proporciones inesperadas que cambió por completo la forma en la que viven las personas. Aunque muchos se enfoquen únicamente en la situación de salubridad, la realidad es que ha habido otro "mundo" que también se ha visto forzado a evolucionar: el empresarial.

Es en este contexto que hemos presenciado cómo muchas empresas no solo deciden comenzar a vender por Internet para mantener cierta estabilidad en su generación de ingresos, sino que desarrollan estrategias más complejas para poder sacarle un verdadero provecho a las tendencias que impone la era de la información que atravesamos en la actualidad.

La omnicanalidad es una de estas.

¿Qué es la omnicanalidad?

Aunque este concepto viene manejándose desde hace varios años en el mundo empresarial, la realidad es que muchas personas aún desconocen de qué va. En palabras sencillas, una estrategia omnicanal es aquella que se enfoca en crear una experiencia de consumo “sin costuras” entre el comercio tradicional y el digital.

De acuerdo a un reporte de la firma Deloitte, en México ya habría varias empresas utilizando estrategias híbridas para potenciar sus ventas, sin embargo, sería difícil calcular un número. Por eso incentiva a las empresas a estudiar sus culturas y a profesionalizarse en áreas como planeación de demanda y compras, operación de tiendas y centros de distribución, entregas, rastreo de pedidos, infraestructura, y análisis de datos.

Walmart México, el principal exponente

Uno de los ejemplos más recientes del desarrollo de este tipo de estrategias en nuestro país es el de Walmart, cadena de supermercados que estaría invirtiendo cifras milmillonarias para crear una nueva metodología de trabajo que incluya todos sus canales de comercio.

Esta iniciativa no inició recientemente, sino hace casi una década, permitiéndole ser una de las pocas que ha surfeado la crisis sanitaria sin mayores contratiempos.

De acuerdo a lo explicado en una entrevista de Forbes al vicepresidente de eCommerce Operations de Walmart México, Cui Arroyo, el paso más reciente de la empresa ha sido expandir el alcance de sus envíos en el país, sin embargo, desde hace algunos meses ya contaban con un par de centros de distribución omnicanal que simplifican el proceso de ventas, y agilizan la entrega de productos (1).

De este modo, la empresa ya no solo cuenta con sus centros de distribución y tiendas físicas, sino también con una tienda virtual, presencia en plataformas que publican folletos de Walmart, servicio de entrega a domicilio, y modalidad de recolecta de mercancía en tiendas.

Retos y limitaciones

Si bien muchos buscan iniciar un proceso de digitalización que les permita potenciar la generación de ingresos, la realidad es que México plantea una serie de limitaciones en materia logística que pueden detener a los menos preparados. No solo se trata de problemas para realizar el envío de productos, sino incluso temas básicos como el manejo de inventario.

Entre estos podemos destacar la poca penetración del Internet en las poblaciones de menores recursos de nuestro país, así como la falta de dispositivos móviles dentro de estas comunidades; la carencia de métodos de pago en empresas; el tamaño del territorio nacional y las dificultades de realizar envíos veloces y accesibles; la profesionalización empresarial para cimentar alianzas y adoptar software que permita un buen manejo de inventario.

Gracias al potencial de crecimiento el comercio electrónico en México, cada vez son más las empresas que (como Walmart) deciden invertir en su desarrollo logístico, y es por eso que hemos visto como compañías al estilo de Amazon y DHL incrementan sus inversiones en el país (2).

Fuentes:

  1. Entrevista al vicepresidente de eCommerce Operations de Walmart México, publicada por forbes.com.mx
  2. Reportaje sobre las inversiones de Amazon y DHL en México, publicado por forbes.com.mx