compartir en:

El proyecto para que el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC), realizara un cobro simbólico por el concepto de servicios ambientales y con ello promover los bosques de agua que garanticen el líquido al menos por los próximos 50 años quedó en el escritorio de la administración municipal 2009-2012.
Fue en marzo del año 2011, cuando los regidores integrantes de la Comisión de Protección al Ambiente, Pablo Aguilar Ochoa, Miriam Mar Vázquez Rizo y Gustavo Petriccioli Morales, acudieron a constatar un caso de éxito en el municipio de Coatepec, Veracruz, lo propusieron en Cuernavaca, pero nunca contó con el aval de las autoridades municipales.
De acuerdo con la experiencia del municipio veracruzano, por servicios ambientales, en el recibo de agua se paga menos de cinco pesos, dinero que se reúne para que al final del año, los dueños de terrenos en zonas boscosas, reciban un pago que les permita un ingreso, a cambio de conservar en buen estado sus terrenos y no permitir la tala de sus árboles.
Los árboles en zonas boscosas retienen el agua de la lluvia, lo que permite alimentar los mantos freáticos que luego llegan a las instalaciones, manatiales y pozos que surten el líquido a la población.
En el 2015, en Coatepec los 117 dueños de predios, conocidos como proveedores, que están dentro del programa, recibieron en conjunto 1.6 millones de pesos, producto de la contribución por servicios ambientales, la aportación de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) y las donaciones de grandes empresas para la conservación de los bosques de agua.

Proyecto
En Cuernavaca se proyectaba que los dueños de los terrenos forestales de los poblados de Santa María, Chamilpa, Ocotepec y Ahuatepec pudieran entrar en un programa similar, pero que se tiene que rescatar el archivo, luego de que se ha señalado que el manantial el Túnel ha bajado su nivel de dotación de agua.