El día 12 de octubre de 1492, la expedición capitaneada por Cristóbal Colón llegó a la isla de Guaraní, en el archipiélago de las Bahamas. Sin que ellos lo supieran, acababan de descubrir un nuevo continente y establecieron el primer contacto entre europeos y americanos, mal llamados  indios debido a que se pensó que habían dado la vuelta al globo y habían desembarcado en la India. Más de 400 años después, el 12 de octubre sería convertido en un día de celebración en España y muchos países latinoamericanos. La elección de este día contaba con añadido extra para el país de la península ibérica ya que el 12 de octubre también es el Día de la Virgen del Pilar, patrona de España.

En 1935, el por entonces gobierno de la Segunda República quiso celebrar por primera vez el Día de la Hispanidad, aunque no estaba regulado y por ello no fue hasta 1958, momento en el que el país se encontraba bajo la dictadura militar de Franco, que se estableció oficialmente esta fiesta. Originalmente fue llamado ‘Día de la Raza’, con un simbolismo muy próximo a las ideas del régimen y una celebración similar a la de la Fiesta del Trabajo Nacional (18 de julio) o la Fiesta del Caudillo (1 de octubre). Fue el escritor Ramiro de Maetzu quien, en un artículo llamado ‘La Hispanidad’ publicado en la revista Acción Española, afirmaba que “el 12 de octubre, mal titulado Día de la Raza, deberá ser en lo sucesivo el día de la Hispanidad”.

Actualmente, la celebración viene contemplada por la ley 18/1987, que omite el término “Día de la Hispanidad” y se refiere a la celebración solamente como “Fiesta Nacional”. Según se recoge en el Boletín Oficial del Estado, la fecha elegida (12 de octubre) “simboliza la efeméride histórica en la que España, a punto de concluir un proceso de construcción del Estado a partir de nuestra pluralidad cultural y política, y la integración de los Reinos de España en una misma monarquía, inicia un período de proyección lingüística y cultural más allá de los límites europeos”. Por estas mismas razones, y con el fin de realzar la conmemoración de la Fiesta Nacional, los actos más significativos fueron pasados del Día de las Fuerzas Armadas al 12 de octubre siendo el más destacado el desfile militar.

Durante las primeras décadas del siglo XX, la celebración del 12 de octubre fue popularizándose e instaurándose en numerosos países de América Latina como una fiesta nacional dentro de los territorios. Muchos países comenzaron denominándolo Día de la Raza, siguiendo el modelo español, y algunos como Honduras todavía mantienen ese nombre. Sin embargo, en otros casos como Argentina, Nicaragua o Chile, el nombre dado a la celebración del 12 de octubre ha cambiado para reflejar algún aspecto más personal del país y ha pasado a llamarse ‘Día de la Diversidad Cultural’, ‘Día del Encuentro de Dos Mundos’ o ‘Día de la Resistencia Indígena’.

Loading...