CIERTO es que jurídica y políticamente ha de prevalecer la máxima de Montesquieu sobre la separación de poderes, pero también lo es que tampoco debería darse una confrontación como la que hoy se ve aquí.

En los más recientes cambios de gobierno estatal no se había visto que incluso antes de la transmisión del mando se vieran jaloneos como los que durante la semana se agudizaron en las sesiones del Legislativo.

Se trataba de reformar la Ley Orgánica de la Administración Pública estatal, para la cual se requería de una mayoría calificada, es decir dos terceras partes, pero la bancada de Morena echó por tierra el intento.

EN medio de cabildeos ríspidos, en los que incluso trascendió la visita del gobernador que a partir de hoy está en funciones, los diputados identificados con éste no consiguieron echar adelante la iniciativa.

La imposibilidad de falta de consensos pareció tener fundamento en los diferendos que en las últimas semanas escenificaron la presidenta nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky, y el mandatario Cuauhtémoc Blanco.

La huestes morenistas en el Congreso local, aun viéndose disminuidas, prácticamente reventaron la primera intención de Cuauhtémoc Blanco de crear una Jefatura de Oficina de la Gubernatura y fusionar secretarías.

ESTA mañana debió iniciar una nueva administración del Poder Ejecutivo y, se infiere, habrá variaciones a la estructura planteada en la iniciativa de reforma a la citada Ley de Orgánica de la Administración.

Alias, al menos de momento será evidente el desencuentro sostenido por las fuerzas políticas en el Congreso, toda vez que en el anuncio de gabinete se deberá continuar con la figura de la anterior administración.

Se menciona que “al menos de momento”, porque tal vez en próximo jueves podría tomar otra dirección la relación Legislativo-Ejecutivo con que este último ha iniciado su mandato, vía la visita de López Obrador.

DICEN, los que dicen que saben, que el escenario ideal para ver el mejor de los escenarios para gobernantes y gobernados, es que haya pesos y contrapesos, equilibrio de poderes… Hoy, de inicio, no se ve.

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata1


Últimas Noticias