Hidalgo.- Un terrible hecho sacudió a una comunidad en Hidalgo, donde un pequeño terminó por morir a martillazos por una mujer, que ahora está siendo vinculada a proceso por autoridades judiciales del estado. 

Fue en el fraccionamiento Juan C. Doria, de Pachuca donde se oyeron los gritos incesantes del menor, cuando este, quien con menos de 15 años padecía de autismo, era golpeado sin piedad por su madre de 30 años de edad.

Cuando se templaron los ánimos, la mujer señaló que había salido con el adolescente a comer a un expendio de tacos, en ese momento cerrado, y optaron por buscar la comida en otro lugar, pero en mitad del camino, el menor dijo tener ganar de hacer sus necesidades y desviaron su ruta hacia la casa de su abuela. 

Ya en este sitio, el adolescente –sin motivo aparente- la habría agredido, agarrándola de los brazos y mordiéndola; también intentó golpearla con un martillo, objeto por el que forcejearon.

Según la mujer, en ese instante su razón se nubló y no tuvo conocimiento de lo que hizo hasta que vio tendido al menor; afirmó que creía haberle dado sólo un golpe con el martillo, pese a lo cual la necropsia reveló que fueron 30 martillazos los que recibió el adolescente.

La jueza de control, Janeth Montiel, ordenó el vinculamiento de la mujer a proceso, pero la remitió al Hospital General de Pachuca, como medida cautelar para su valoración psiquiátrica.