Tres familias quedaron marcadas para siempre después de que tres menores de edad murieran ayer en la tarde en la Cofradía de San Pedro al impactarse de frente cuando iban en su motocicleta contra una máquina niveladora que era remolcada por un tractor.

Uno de los fallecidos fue identificado como Víctor Manuel N., de 16 años de edad, con domicilio en La Palma, Navolato; Johan N. y Everardo N., de 17 y 16 años de edad, tenían su domicilio en la Cofradía de San Pedro, a unos pocos kilómetros de donde sucedió el fatal accidente. Los tres eran estudiantes de la preparatoria Genaro Vázquez, de La Palma, Navolato, de primero, segundo y tercer grado, respectivamente.

El conductor del tractor, al ver lo que había pasado, escapo del lugar para deslindarse de los hechos.

Triple fallecimiento durante choque de motocicleta en Navolato.

Aproximadamente a las 10:00 horas se reportó la desgracia a las autoridades. Los residentes del sector solicitaban la rápida ayuda de paramédicos, ya que tres sujetos presentaban heridas muy graves.

Agentes de la Policía Municipal llegaron en cuestión de minutos al lugar, que ya era invadido por civiles que trataban de apoyar.

Minutos posteriores arribaron paramédicos de Cruz Roja que, de manera inmediata, se acercaron a los adolescentes para darles los primeros auxilios; sin embargo, solo se pudo afirmar que los tres ya habían muerto.

La gente que llegaba no podía creer lo que estaba observando, pues rápidamente pudieron reconocer los cuerpos de los fallecidos que momentos antes habían visto pasear en la moto en la Cofradía de San Pedro, ya que ninguno de ellos había tenido clases y lo utilizaron para dar una vuelta a Los Arredondo.

Al confirmarse las muertes, los uniformados pidieron a los curiosos que se aislaran del área e hicieron un extenso acordonamiento para que las evidencias quedaran intactas.

Los familiares de los tres jóvenes comenzaron a llegar. Las decenas de personas que ya habían llegado al sitio se quedaban calladas al oír los gritos de papás, mamás, hermanos y la novia de uno de los occisos.

Ninguna llamada, ni palabras de ánimo, ayudaban a los seres queridos, pues en todo instante no dejaban de exclamar los nombres con una desgarradora voz que causaba impacto en todos los presentes.

Trabajos periciales en lugar donde murieron los tres jóvenes.

Personal de la Fiscalía hizo acto de presencia y, sin demora, empezó las diligencias para determinar como ocurrió el lamentable hecho.

De acuerdo con información preliminar de la tragedia, los jóvenes viajaban de sur a norte por dicha carretera a bordo de una motocicleta color gris, y al llegar a una curva a la mitad de camino de Los Arredondo a la Cofradía de San Pedro, se impactaron de frente contra la máquina que era remolcada de sur a norte, esta, por su gran dimensión, invadía todo un carril y casi la mitad del otro. 

Extraoficialmente se comento que, debido a que la mitad de un carril era invadido por la máquina, los jóvenes no pudieron eludir el golpe, el impacto ocurrió justo en la curva, sin darles tiempo de reaccionar.

Víctor quedó junto a Johan, entre el tractor y la pesada unidad; mientras que Everardo quedó a unos cinco metros de distancia de ellos, ya que al parecer salió proyectado al momento del golpe.

El operador del tractor, al ver lo que había pasado, huyo, sin que se supiera cuál rumbo tomó.

Durante los trabajos se dijo que había un cuarto joven herido, sin embargo, se descartó esa versión y se informó que era una persona de alrededor de 35 años que fue atendida por los socorristas debido a que padeció una crisis nerviosa al presenciar el momento exacto de la tragedia.

Los cadáveres fueron revisados por los investigadores del grupo Ares. Agentes del Ministerio Público ordenaron que fueran llevados al Servicio Forense, donde serían analizados.

Los familiares miraban desde atrás del cordón de seguridad; algunos se sostenían de otras personas casi al punto del desmayo mirando cómo recogían los cuerpos mutilados de los jóvenes que encontraron la muerte al dar un paseo.