Caminando por el Tec campus Cuernavaca podrás encontrar tomando el soljugando en el pasto o buscando una mano que lo acaricie, a un peludo amigo dispuesto a robarte una sonrisa (o un bocadillo), llamado el Milaneso.

Este amiguito llegó sin que nadie lo buscara y se ganó el corazón de todos.

Es tan famoso en el campus, que tiene su propia cuenta de Instagram

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

mi hobby es perseguir iguanas en el bosquecito

Una publicación compartida de milaneso (@milaneso_perroteccva) el 13 Mar, 2020 a las 7:57 PDT

 

Apareció en septiembre de 2019 y comenzó a meterse al campus por el acceso norte, mismo que colinda con las estancias cercanas al campus.

En octubre del mismo año, Jose Antonio Moya, Director General del campus, conoció a Milaneso y platicando con algunos alumnos, surgió la iniciativa de adoptar al perrito.

"El perro se metía junto con los estudiantes por un acceso peatonal..."

"Y al principio lo sacábamos, pero luego se organizaron y el Milaneso se convirtió en un miembro más de la comunidad" cuenta Antonio Flores, Director de Seguridad del campus.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

a mis mamás también las amo mucho

Una publicación compartida de milaneso (@milaneso_perroteccva) el 15 Mar, 2020 a las 7:27 PDT

 

Un grupo de estudiantes liderados por Andrea Fautsch y Myranda Urbina, alumnas Tec21 del campus, movilizaron a la comunidad para organizar una colecta (misma que es permanente).

"Con la llegada de Milaneso al campus, ha logrado la unión entre todos los que pertenecemos a la comunidad, creando conciencia en cada persona que le brinda amor y cuidado" expresa Saraí López, colaboradora de Transportec.

Con el dinero recaudado, lo esterilizaron, vacunaron y compraron costales de comida.

Le donaron también, una casa, cobijas, un collar "Guamuchil" y una placa con el nombre de Milaneso (o Milanezo).

Es muy padre poder ayudar a Milaneso, porque todos lo querían pero nadie se atrevía a hacer que tuviera los cuidados que necesita” cuenta Myranda.

 

 

"Es confortable verlo dormir plácidamente en la sombra y aunque la gente creyera que no podemos ver la felicidad de un perro, su sonrisa no la puede escondercontinúa Saraí.

En le semestre se le podía ver acompañando a los corredores en la pista de atletismo, dormir en la caseta de la entrada principal, intentando robar un bocadillo en la cafetería o acostarse en los jardines del campus.

Actualmente, Milaneso cuida el campus y acompaña a los guardias de seguridad, mientras los alumnos, colaboradores y profesores no se encuentran por prevención a la pandemia del COVID-19.

Además de Milaneso, se encuentra Popis, un perrito al que en estos momentos apoyan para pagarle un tratamiento contra un tumor cancerígeno.

Este perrito, vive fuera de las estancias y es el mejor amigo de Milaneso, se les puede ver correr juntos todo el tiempo.

"Todos dicen que el campus adoptó al Milaneso y le dió un hogar... pero la verdad es que el campus es un mejor lugar desde que está con nosotros".

por MELISSA ARIZMENDI


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado