Eran perros abandonados


Al celebrarse mañana, el Día Internacional del Perro de Rescate, te presentamos tres historias de canes que tienen una segunda oportunidad de vivir; son mascotas rescatadas que pueden ayudar al hombre ante cualquier adversidad

Hueso

Es un veterano del Programa, lo rescataron tras las peregrinaciones de diciembre en la Basílica de Guadalupe. Su participación fue crucial durante las búsquedas del sismo de 2017 en CDMX, sobre todo en áreas de difícil acceso. Está próximo a retirarse, mientras tanto sigue colaborando para entrenar a los más jóvenes o en eventualidades de poca exigencia física. Su capacidad olfativa y experiencia le permite identificar cadáveres y cuerpos sumergidos en agua.

Peek

Fue rescatado de un basurero de la alcaldía Gustavo A Madero en la CDMX, es un ejemplar mestizo con alta capacidad de aprendizaje. Actualmente se encuentra en formación como rescatista y su especialidad será la búsqueda en espacios reducidos gracias a su tamaño. Le encanta jugar con su pelota y está en el proceso de aprender trucos y andar en patineta.

Cremas

Es una mezcla de Border Collie con Pastor Australiano, él fue abandonado por una pareja por considerarlo un perro muy ansioso y destructor, llegó al Programa en el 2018. En los primeros días de su entrenamiento, se detectaron secuelas de maltrato que poco a poco fueron desapareciendo. Su carácter competitivo y obstinado lo hacen un candidato ideal para ser entrenado en este campo; a base de trabajo constante ahora está listo para certificarse en la próxima prueba que realicen.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado