El domingo 9 de febrero de 2020, un hombre asesinó a su pareja, de 25 años de edad, en un departamento de la calle Francisco Tamagno, en la Colonia Vallejo, en la alcaldía Gustavo A. Madero.

Tras cometer el crimen, el sujeto desolló a la mujer.

La expareja del agresor fue quien dio aviso a las autoridades.

El hombre, de 47 años, fue encontrado en la sala a lado del cuerpo con el cuchillo en la mano.

Elementos de la Guardia Nacional y policías lo detuvieron.

Ingrid Escamilla, una joven de 25 años amante de los animales, la lectura y la música, fue asesinada el pasado sábado al interior de un departamento de la alcaldía Gustavo A. Madero, por quien fuera su pareja, Érick Francisco “N”, de 41 años, quien confesó el crimen tras ser detenido.

Originaria de Puebla, Ingrid se definía como “amante de la gran aventura llamada vida”. Era maestra en Administración y le gustaba compartir fotos de sus viajes, sus mascotas y su familia.

En un video tomado al momento de su detención, el presunto agresor relató haber asesinado a Ingrid con un cuchillo luego de discutir con ella.

El hombre de 46 años la mató a puñaladas para luego desollar su cuerpo y tirar sus órganos por el drenaje, “por vergüenza y miedo”.

De acuerdo con reportes del diario Reforma, elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la Ciudad de México tomaron conocimiento de los hechos la mañana del domingo, y al acudir al domicilio de Érick Francisco “N”, en la colonia Vallejo, hallaron en su interior el cuerpo de Ingrid parcialmente desollado.

El presunto feminicida se encontraba en el lugar, con manchas de sangre en la ropa y cuerpo, por lo que fue detenido y puesto a disposición ante la Fiscalía Central de Investigación para el delito de Homicidio.

A través de redes sociales, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, condenó el feminicidio de la joven, y aseguró que la fiscal de la Ciudad de México, Ernestina Godoy, dijo que exigirá la máxima condena para el presunto responsable.

“El feminicidio es un crimen absolutamente condenable. Cuando el odio llega a los límites como el de Ingrid Escamilla es indignante”, expresó.