Reino Unido.-  Tras una explosión en su coche. Una madre se vio obligada a decidir a cuál de sus dos hijos sacaría primero del auto.

El hecho ocurrió el pasado 4 de marzo cuando la mujer abandonaba un centro comercial, con sus pequeños hijos de 3 años y 11 meses; una amiga y el hijo de ella, de 1 año.

"Cuando lo encendí, el auto estalló en llamas", contó Emily Smith a los medios locales.

"Mi hija de tres años estaba gritando y era consiente de lo que estaba pasando, así que le quite su cinturón y la lancé a una mujer que se encontraba cerca. El bebé estaba dormido en la parte de atrás y por más que trataba no podía sacarlo", continuó la mamá.

El asiento para niños comenzó a derretirse. A pesar del gran peligro la mujer logró desabrochar el cinturón y lo sacó a tiempo.

Ambos menores tuvieron que ser tratados por inhalación de humo.