Al pronunciar la palabra México  lo más natural seria que se escribiera con ‘J’ y no con ‘X’, “Méjico”. Esto se debe  en la forma de escribir el nombre de nuestro país la cual tiene su origen a cómo se escribía el castellano en el siglo XVI, cuando se dio la conquista de la nación azteca.
El nombre de nuestro país proviene de la voz náhuatl ‘Méshico’. A su vez, ‘Méshico’ quiere decir “lugar en el ombligo de la luna” de igual forma existe diferentes versiones; El vocablo ‘metzi’ quiere decir luna, ‘xictli’ que significa centro u ombligo y el sufijo ‘co’ indica que se trata de un lugar.
El rey Alfonso X de Castilla, llamado “El Sabio”, estableció la Norma Alfonsí de la escritura en el siglo XII que establecía que el sonido ‘sh’ debía escribirse con ‘X’. Cuando llegaron los conquistadores españoles, a principios del siglo XVI, trataron de adaptar los sonidos del náhuatl al castellano de esa época y usaron la Norma del rey Alfonsí para “Méshico”, es decir, Mexico (en ese tiempo sin tilde).
Esto se relaciona con una hipótesis sobre el origen del nombre México que se vincula al nombre del país, con el del dios ‘Mexi’, que se pronuncia del náhuatl como el grupo de consonantes “sh” en inglés o “ch” en francés.
Mexi era el nombre que la tribu de los mexicas otorgaban a Huitzilopochtli, y al agregar el sufijo “co” a Mexi, forman la palabra “México”, que significa “lugar donde vive Huitzilopochtli. Finalmente, en 2001 fue cuando la institución estableció la recomendación de que se escriba con x: México.

Se han creado discusiones por la forma en la que  escribimos “México” y no “Méjico”. La Real Academia Española (RAE), en su Diccionario Panhispánico de Dudas, dice que aún es válido escribir “Méjico” o “mejicano”. Conoce la historia detrás del nombre de nuestro país.