La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) contribuye al avance en la lucha contra la tala clandestina, mediante el Programa de Combate a la Tala Clandestina a nivel nacional a través de acciones de alto impacto, sobre todo en 108 zonas críticas forestales identificadas en el país.

De acuerdo con cifras de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en sus reportes de “Evaluación de los recursos forestales mundiales”, el promedio anual de superficie forestal arbolada en el país disminuyó 51 por ciento en los últimos años, al pasar de 190 mil 400 hectáreas perdidas por año de 1990 a 2000, a 91 mil 600 hectáreas, de 2010 a 2015.

En un comunicado, la dependencia señaló que para alcanzar esa disminución, de 2013 a diciembre de 2017, llevó a cabo 20 mil 662 inspecciones; más de 10 mil recorridos de vigilancia y mil 414 operativos en materia forestal.

En este mismo período y derivado de estas acciones, clausuró 553 aserraderos; aseguró 168 mil 629 metros cúbicos de madera, mil 748 vehículos, dos mil 937 toneladas de carbón vegetal, y tres mil 482 herramientas y equipos de aserrío; además de poner a disposición del Ministerio Público Federal a 401 personas.

Esto es, que a diciembre de 2017, la Profepa sobrepasó la meta de acciones planteadas para alcanzar en 2018, al realizar cinco mil 25 inspecciones a Centros de Almacenamiento y Transformación, así como inspeccionar mil 382 saneamientos forestales, y 832 empresas de tratamiento a productos forestales.

Para ello, la dependencia federal cuenta con la participación de sus 32  delegaciones y el apoyo interinstitucional de diversas dependencias federales, estatales y municipales en todo el país.

Con ello, la Profepa instrumenta operativos nacionales y estratégicos en materia de recursos naturales, en las zonas o ecosistemas de alto valor y fuerte presión ambiental, a fin de disminuir el número de zonas críticas en materia de ilícitos forestales.

Además, contribuye a reducir la excesiva capacidad instalada de aserrío, a fin de hacerla acorde al volumen de aprovechamiento legalmente autorizado, y eliminando los aserríos que no operen conforme a la normatividad.

De esta manera, la Profepa lleva a cabo acciones que contribuyen a alcanzar la meta de tasa cero en deforestación al año 2030, comprometida por el Gobierno de la República en el contexto del “Acuerdo de París”, así como el compromiso de reforestar un millón de hectáreas durante la presente administración federal, con un avance actual de 90 por ciento.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...