Río de Janeiro.- El expresidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, condenado a más de 12 años de cárcel por corrupción, lanzará este miércoles en la sureña ciudad de Belo Horizonte su precandidatura a los comicios de octubre próximo, pese a que la Justicia podría dejarlo fuera de las elecciones.

El propio Lula da Silva, presidente entre 2003 y 2010, anunció en su página personal de una red social que participará en la capital del estado de Minas Gerais, gobernado por el Partido de los Trabajadores (PT), en un evento que comenzará a última hora de la tarde.

El exsindicalista, quien salió de la Presidencia de Brasil con tasas de aprobación cercanas al 80 por ciento, fue condenado en segunda instancia en enero a 12 años y un mes de cárcel por recibir un departamento de tres plantas de la constructora OAS a cambio de favores.

Él, sin embargo, niega cualquier ilícito y se dice víctima de una persecución judicial para dejarlo fuera de las elecciones por medio de la inhabilitación.

Tras la condena, Lula da Silva recurrió al Supremo Tribunal Federal (STF), la mayor instancia judicial del país, para pedir que no sea encarcelado por la segunda instancia, ya que la Justicia podría decretar su ingreso en prisión cuando se agoten los recursos.

La condena a Lula da Silva, que podría provocar su inhabilitación e ingreso en prisión en semanas, tiene dividida a Brasil en vísperas de las elecciones presidenciales de octubre, en las que el exmandatario es el gran favorito.

Los más recientes sondeos mostraron que los problemas judiciales de Lula da Silva no influyeron en sus aspiraciones a un tercer mandato: lidera las encuestas con entre 34 y 37 por ciento de la intención de voto y vencería ante cualquier candidato.

Con todo, la mayoría de brasileños (53 por ciento) cree que el expresidente debería ser encarcelado.