Concluir tus estudios no es fácil, desde pasar el examen de admisión hasta cubrir los gastos que esto requiere, para el estudante foráneo es aún más complicado por los grandes gastos monetarios que conlleva

Sin embargo siempre podemos encontrar casos que nos inspiran a hacer hasta lo imposible para lograr nuestras metas y salir adelante, esta es la historia de Nora Yajaira Soto Salvador y sus padres.

 

La historia de los padre de Nora se hizo viral gracias a una fotografía publicada en la página de Amado Politécnico acompañada del texto "Lo más hermoso que verás hoy".

En ella podemos ver a los orgullosos padres, Nora Yajaira, la cuarta de once hermanos y proveniente de una familia de escasos recursos, quien explica que recibió sus clases por medio de videollamadas realizadas por profesores de la universidad del estado a las unidades que se encuentran en el municipio de Mezquital, Durango, de la comunidad Mesa de la Gloria.

 

“Yo he vivido desde hace 11 años con mi madrina y gracias a eso no me he visto obligada a pedirle ayuda económica a mi mamá para mis estudios porque mi madrina y yo hemos vendido de todo, pan, servilletas tejidas… de todo para nuestra comida y gastos de la casa”, en entrevista para medios nacionales.

 

Sin embargo Nora menciona que desde pequeña tuvo que vivir situaciones complicadas, ya que antes de entrar a secundaria su padre fue a prisión, donde estuvo por 8 años por una situación completamente injusta.

"Mi mamá fue como madre soltera y como pudo nos sacó adelante a mis hermanos y a mi”.

La joven de 24 años, finalizó su carrera en Ingeniería Industrial, y ahora, tiene la oportunidad de estudiar en Canadá, esto luego de egresar de la Unidad de Educación a Distancia del Instituto Tecnológico de Durango.

Nora reconoce que al ser de una comunidad indígena sufrió bullying y discriminación por parte de sus compañeros de escuela, lo cual la hizo dudar si debería continuar.

 

“Me decían que yo era una ‘burra’ o que era bien india, que no sabía nada; se burlaban porque pertenezco a la etnia de los tepehuanos y sufrí mucho racismo. Al salir de mi casa tenía mucho miedo de cómo me iba a mirar la gente. Llegaba a un lugar y me veían feo”.

 

Ahora, por medio de un programa de Incorporación de Mujeres Indígenas a Posgrados para el Fortalecimiento Regional, Nora se prepara para ir a Canadá, continuar sus planes de tener un doctorado y poner su propio negocio con el que desea ayudar a personas de su comunidad.

“Muchas felicidades por terminar tus estudios, por aprovechar las oportunidades y por salir adelante”, fueron las palabras de sus padres para festejar la terminación de su carrera, quienes además le llevaron un ramo de flores y un muñeco en forma de burro.