Vecinos de Arturo "N", quien se encuentra detenido junto con su pareja Karina Guadalupe "N", vinculado a proceso por la desaparición del menor I. S. Q, de 4 años de edad, relatan algunos pormenores sobre lo que pudo haber ocurrido antes del crimen del pequeño, cuyo cadáver fue hallado ayer en un refrigerador en una casa de la colonia Otilio Montaño, marcada con el número 98, ubicada en la calle 21 de marzo, de Jiutepec.
Uno de los vecinos que dio testimonio prefirió el anonimato, por lo que lo llamaremos Juan "N".
Juan asegura que tanto Arturo como Karina Guadalupe eran sus vecinos, "el trabajaba en una carnicería, la verdad hacían mucho escándalo en su casa, varias veces los reporté con la policía, yo escuchaba cuando le pegaban al niño", aseguró.
Indica que junto con su abuela, él los denunció varias veces con la autoridad, pero Arturo y Karla Guadalupe ponían la música a todo volumen, para que cuando los policías fueran a buscarlos, hicieran como que no escuchaban y nunca abrían la puerta.
En su relato, insistió en que ambos le pegaban mucho al niño, pues varias veces escuchó al infante llorar.
Otro testigo, quien también prefirió el anonimato, asegura que tuvo trato directo con el carnicero cuando iba a comprarle a su negocio; "era muy tranquilo, muy amable para despachar, no entiendo dónde escondía tanta maldad, por eso bien dicen que hay que cuidarse de los que se ven serios o tranquilos, porque traen la música por dentro, relata Guadalupe "N".
De acuerdo con la Fiscalía Regional de la Zona Metropolitana, en un comunicado difundido ayer, se informó que dentro del refrigerador fueron encontradas 6 bolsas en capas, conteniendo el cuerpo sin vida del menor.
La descripción pudiera llevar a pensar que, luego de que Arturo le pegó al niño, provocándole sangrado por la boca y oído, junto con Karina Guadalupe le prendió fuego en el patio de la vivienda; luego, rebanó el cuerpo en varias partes, aprovechando sus conocimientos en el manejo de la carne, lo repartió en las bolsas y lo guardó en el refrigerador, que luego mandó guardar a la casa de un vecino, hasta que ayer fue hallado por las autoridades.