Las criptomonedas avanzan con paso firme aumentando su popularidad y no parece que exista quien pueda poner freno a su crecimiento en un horizonte cercano, al menos.

Son muchos los acontecimientos relevantes acaecidos en el mundo cripto durante el último año y sin lugar a dudas, lejos de mermar su fama, están contribuyendo a divulgar y fomentar su aceptación entre aquellos en busca de activos con los que, según algunos defienden, salvaguardar el valor de su capital frente a la temida inflación e incluso entre los que tratan de buscar ganancias rápidas especulando mediante trading online con las alzas y bajas en el valor de las criptomonedas, por ejemplo en plataformas como Plus500, persiguiendo una rentabilidad con una operativa que no es ni mucho menos carente de riesgos, esto fruto del apalancamiento propio del trading y de la volatilidad que siempre acompaña a las criptomonedas.

Inversor con objetivos claros

Sin embargo, antes de invertir en criptomonedas, uno debería analizar cuáles son los motivos que le llevan a realizar este tipo de inversión sin olvidar que se trata con un activo muy volátil y por lo tanto arriesgado no apto para cualquiera.

Si bien las criptomonedas nacieron como alternativa al dinero fiat y al sistema tradicional, en el que bancos e instituciones son quienes controlan el dinero, buscando una opción que no se doblegase ante los poderes tradicionales, lo cierto es que a lo largo de este 2021 hemos asistido a una realidad en la que las criptomonedas han sido vapuleadas por medio de otros poderes, a través de  tuits interesados de multimillonarios que juegan a favor de sus intereses, a lo que las criptomonedas han respondido con caídas consecuencia del terror de inversores que se dejan arrastrar por el pánico del momento y que, para un sector de los fieles a las cripto, no responderían  al perfil que para ellos debería caracterizar a un inversor en criptomonedas, quienes en su opinión no deberían dejarse manipular ni adentrarse en el típico juego de rumorología ni caer en provocaciones, complotadas ni confabulaciones de quienes juegan a mover los hilos para su propio beneficio

 Si la razón para invertir en estos activos se basa en su fama mediática o en seguir la tendencia, estaremos cayendo en uno de los más grandes errores cometidos por muchos de los inversores que no son los adecuados para este tipo de inversión.

Si bien es innegable que la inversión en estos activos conlleva sus riesgos debido a la elevada volatilidad que los caracteriza, el año en curso ha encadenado una sucesión de acontecimientos que han puesto a prueba la fortaleza de las criptomonedas.

Un año agitado

La tormenta la iniciaba el CEO de Tesla, Elon Musk cuando amparándose en el elevado impacto medioambiental que el minado de Bitcoin causa en el planeta, anunciaba que su empresa dejaba de aceptar la criptodivisa como medio de pago.  A pesar de ello, posteriormente Musk matizaba sus afirmaciones declarándose partidario de las criptomonedas y afirmando poseer inversiones en Bitcoin, Ethereum y Dogecoin. Estas declaraciones contradictorias constituirían uno de los argumentos que sustentan la teoría de que el empresario utilizaría las plataformas y redes sociales para manipular el mercado a favor de sus propios intereses a través de una estrategia de "pump and dump" consistente en aumentar el precio de un activo mediante declaraciones falsas o excesivas, para venderlo a posteriori aprovechando el aumento en su precio.

Otro de los golpes a las criptomonedas lo protagonizaba China, al prohibir tanto el minado como cualquier tipo de operación con ellas. Sin embargo, los acontecimientos podrían estar a punto de dar un giro según parece apuntar el hecho de que la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de China esté obteniendo información de la opinión pública acerca de la eliminación de la industria de las criptomonedas.

Y es que como hemos podido explicar, hablamos de un mercado que se caracteriza por grandes y profundos movimientos, muy rápidos y con una elevada complejidad, pero, resulta obvio que las criptomonedas conforman ya una parte importante del mundo de la inversión y no pasan desapercibidas para las grandes corporaciones quienes, tras el récord alcanzado por los precios, no han dudado en incorporar las criptodivisas a sus carteras.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado