CUERNAVACA, MORELOS.- Para Ismael Medina y Francisco Morales todos los días es riesgo salir a trabajar, pero deben hacerlo para llevar el sustento a su familia; son limpiaparabrisas y aunque no es un oficio, piden respeto para las personas que buscan unos pesos en cruceros de la ciudad.
En entrevista, aseguraron que laboran hasta 12 horas bajo rayos del Sol para ganar entre 200 y 250 pesos diarios.
Ismael, de 35 años, y Francisco, de 38, comenzaron a trabajar desde que tenían entre 10 y 11 años, pues tuvieron que dejar la escuela para buscar empleo y llevar dinero a casa.
Han tratado de hallar empleo con prestaciones, pero debido a la falta de estudios es difícil encontrarlo, por lo cual han laborado como ayudantes de albañil o pintores.
Reconocieron que en ambos oficios ganan bien, pero no siempre hay trabajo, por ello siguen al pie de los semáforos. “Con lo que saco diario aquí voy sacando el gasto”, dijeron.
De Ismael dependen su mamá y dos hijas, una de 14 y otra de  12 años; ambas van a la escuela y diariamente gastan aproximadamente 100 pesos en material que les piden, además de lo que les da para que compren algo durante el receso.
Dice que es difícil poder trabajar en el crucero Las Palmas, ubicado en el sur de Cuernavaca, sin embargo,  tienen que hacerlo.
Por su parte, Francisco, quien lleva más de 15 años limpiando parabrisas, contó que trabajan en pareja y se dividen la propina.
“Si nos dan 2 pesos, nos repartimos 1 y 1, y cuando sobra una moneda nos echamos un volado”, finalizaron.

Oficio. Ismael y Francisco no tienen estudios, por lo cual es difícil hallar un trabajo formal para mantener a su familia.

"A veces, la gente no quiere que le limpiemos su vidrio y cuando lo logramos es variado lo que  nos dan, a veces, 3 pesos, 2 pesos o hasta 50 centavos, pero son bien recibidos.” Francisco Morales, limpiaparabrisas.

 

Por: Ddm Redacción
[email protected]