“Una gota de saliva haría la diferencia contra el cáncer oral”, de acuerdo con la doctora Sandra López Verdín, especialista en odontología del Centro Universitario de Ciencias de la Salud de la Universidad de Guadalajara.
Tras tomar muestra de pacientes, congela la saliva congela para eliminar enzimas y analizar la cantidad de E-cadherina, proteína que en gran cantidad denota cáncer oral.
López dijo que ese procedimiento es una alternativa más práctica para detectar el mal.