Este 2021 ya existe la posibilidad de jubilarse con 60 años cumplidos y 750 semanas cotizadas en el IMSS. Esto será posible para aquellos que se incorporaron al IMSS bajo la ley de 1997.

Como muchos derechohabientes saben, hasta el 2020 para jubilarse a los 60 años en el IMSS era indispensable haber cotizado 1250 semanas. Sin embargo esta disposición cambio debido a la reciente reforma en la Ley de Pensiones aprobada en diciembre pasado.

La reforma contempla que por única vez en el 2021 sea posible para los trabajadores que se adscriben a la ley de 1997 jubilarse con solo 750 semanas y 60 años cumplidos. Esto no aplica para aquellos trabajadores regidos por la ley anterior, de 1973, pues a este grupo solamente se le exige haber cotizado durante 500 semanas.

La ley contempla que el mínimo de semanas obligatorias para jubilarse crezca paulatinamente hasta llegar a un tope en el 2031. Para ese año se exigirá haber cotizado durante 1000 semanas.

Entre el 2021 y el 2031, el número de semanas obligatorias para adquirir la jubilación subirá de 25 en 25 cada año. Así, en el 2022 se necesitarán 775 semanas y en 2023, 800 semanas, hasta alcanzar su tope dentro de diez años.

Otros cambios en el sistema de pensiones
Esta ley en el sistema de pensiones también tocó a las Afores, que vieron modificados puntos clave de su operación como las aportaciones por parte del trabajador y el patrón, así como el cobro de comisiones por parte de las empresas administradoras.

Anteriormente la aportación mínima obligatoria por parte del trabajador era de un 6.5% de su salario. Esta cifra aumentó hasta un 15%. Este porcentaje es dividido entre el patrón, con un 13.87%, y el trabajador, con un 1.125%.