Un hombre de 30 años murió en el Hospital Metodista en San Antonio, Texas (EE.UU.) después de asistir a una COVID Party, una fiesta en la que los participantes tienen como objetivo infectarse con el virus para así desarrollar anticuerpos. No obstante, otros confiesan acudir porque creen que el coronavirus no existe.

Sea como sea, este hombre de 30 años acudió al hospital y, según apunta Fox News, le dijo a la enfermera que le atendió que había "cometido un error" antes de añadir que "pensaba que era una mentira, pero no lo es".

La doctora Jane Appleby, del citado centro hospitalario, aseguró que esta muerte era "evitable". Además, quiso alertar sobre la importancia de concienciar sobre la realidad del virus, el cual puede afectar a cualquiera, incluidos pacientes jóvenes de entre 20 y 40 años.

De hecho, en las últimas semanas se ha visto un aumento significativo de los contagios en los rangos de edad más bajos entre los 20 y los 40 años, pues son los jóvenes los que sienten menos miedo por infectarse y los que se la juegan más.