Un grupo de jóvenes encapuchados comenzaron a realizar desmanes en diferentes inmuebles en su avance por Avenida Juárez durante la marcha por los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa.

Asimismo, arrojaron un par de bombas molotov y cohetones contra una valla de policías sin que pudieran hacerles daño.

Tras la agresión, los uniformados de la Ciudad de México encapsularon a los presuntos infiltrados con la finalidad de evitar que continúen en la marcha.

Algunos se retiraron corriendo con dirección al Centro histórico de la Ciudad de México para evitar se capturados.

Mientras tanto, el contingente de los padres de familia continuó su avance hacia el Zócalo capitalino, donde se encuentran elementos del Frente Nacional Anti-AMLO (FRENAAA).

 

 

Los jóvenes que se encuentran encapsulados, han agredido a los policías golpeando sus escudos y les exigieron que los dejaran avanzar, pero no se los permitieron.

Este hecho, ocurre frente al Hemiciclo a Juárez ha provocado que los camiones que avanzaban hacia el Zócalo quedaran varados.