compartir en:

omo lo habían anunciado, simpatizantes de Juana Ocampo iniciaron ayer un ayuno indefinido en el Congreso, con el que pretenden lograr que los diputados revoquen el mandato a la presidenta municipal suplente de Temixco, Irma Camacho García.
En el ayuno participan cinco mujeres, encabezadas por Leticia Mota Ocampo, hermana de la alcaldesa Gisela, de los mismos apellidos, asesinada el pasado 2 de enero, cuyo lugar las manifestantes quieren que ocupe su madre, Juana Ocampo, en vez de la presidenta municipal suplente.
De manera previa al inicio del ayuno, en el que sólo ingerirán líquidos, leyeron un comunicado en el que también pidieron que los diputados se pronuncien para dar al asesinato de Gisela Mota el carácter de feminicidio; participen en el diseño de políticas públicas para evitar que los jóvenes de Temixco sean víctimas de la delincuencia; que la auditoría extraordinaria al último año del gobierno de Miguel Ángel Colín se haga extensiva a toda la gestión.
Leticia Mota Ocampo aclaró que sólo cinco simpatizantes de Juana Ocampo participan en el plantón debido a que el resto de las que estaban contempladas presentaron signos de anemia.
“Nuestro ayuno lo hacemos como parte del movimiento civil pacífico y activo de Temixco”, dijo, con el que se niegan a aceptar a Irma Camacho como alcaldesa suplente con el argumento de que incumplió requisitos de elegibilidad y no representa el proyecto político por el que votaron.
Además, refirieron que en la localidad hay signos de ingobernabilidad que justificarían la revocación de mandato que solicitaron al Congreso.
El ayuno “lo hacemos para sensibilizar al Congreso, para que le pongan interés en atender y darle una pronta solución al problema social de Temixco, ya que alertamos que se corre el riesgo de que la crisis de gobernabilidad se profundice”. i