Con la puesta en marcha del plan para combatir el robo de hidrocarburo, la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador redujo 75.9 por ciento este delito en los últimos tres meses.

 

De acuerdo con cifras de Petróleos Mexicanos (Pemex), noviembre pasado registró un promedio de 81 mil barriles diarios de combustible hurtados; sin embargo, con el plan del gobierno para hacer frente a este ilícito, que comenzó el 20 de diciembre, disminuyó.

Esa cantidad, afirmó el director de Pemex, Octavio Oropeza, equivale al consumo diario de 9 entidades del país o a 1.3 veces el consumo de gasolina en la Ciudad de México o bien, a 1.2 veces el consumo de gasolina en Jalisco.

Esto, porque del 1 al 20 de diciembre la cifra fue a la baja al colocarse en 74.2 mil barriles diarios robados, pero del 21 de diciembre al 29 de enero pasó a los 19.5.

El funcionario explicó que del total de gasolina robada a partir de la estrategia de seguridad el 75 por ciento (15 mil barriles) ha sido mientras los ductos se encuentran suspendidos.

Destacó que los resultados del plan se han visto de manera inmediata, ya que, a 10 días de que el Gobierno federal tomó el Centro de Control y Monitoreo de Pemex se transportaron en ductos 476 mil barriles de combustible y se robaron 5 mil.

 

Sin embargo, el pasado 29 de enero, la empresa productiva del Estado detalló que el volumen de hidrocarburo transportado en ductos ascendió a 878 mil barriles, cerca del doble, únicamente se hurtaron 3 mil.

“Muy pronto vamos a normalizar el abasto sin el robo que se hacía de combustible. Vamos a mantener la cifra de robo. No es lo mismo 70 mil barriles robados diariamente que tres mil”, aseveró López Obrador.

Oropeza Romero además informó que las ventas de gasolina en la Ciudad de México, Jalisco, el Estado de México y Michoacán, del 21 al 25 de enero, incrementaron los números de ventas con respecto a 2018.

No obstante, en Guanajuato, Hidalgo y Querétaro aún no se alcanzan los niveles de ventas, por lo que espera que en los próximos días se normalice el abasto.

Al respecto, titular del Ejecutivo federal informó que el plan de seguridad para evitar el robo de combustible se mantendrá hasta que el abasto de gasolina se normalice.

“Este plan se va a mantener hasta que se regrese a la normalidad porque hay que atender otros asuntos con prioridad”, aseguró.

Con respecto al ahorro que se tiene previsto con esta estrategia, López Obrador informó que si bien se tienen expectativas de que el número puede aumentar, por el momento se tiene previsto que este ahorro sea de 40 mil millones de pesos.