No cabe duda que en este planeta siempre hay personas que son un vivo ejemplo de superación personal pese a limitantes.Un ejemplo de esto es Pablo Acuña, de Paraguay, un hombre sin brazos ni piernas y quien ha logrado sacar adelante a sus hijas. 

A principios de 2021 la historia de Acuña logró viralizarse en redes sociales debido a la capacidad de conmover y asombrar a las personas, pues pese a no tener extremidades ha conseguido darle educación a sus hijas, quienes lo ven como el “mejor papá del mundo”. 

Al momento de su nacimiento, las piernas y brazos de Acuña no lograron desarrollarse y esto le obligó a depender de una carretilla y de otra personas para moverse.

Sin embargo, pese a las dificultades, es considerado por su madre doña Ignacia como el más alegre de sus 6 hijos.

“Prácticamente vive en su carretilla, que son sus piernas. Incluso duerme ahí, dice que se siente más cómodo”, contó Élida, una de las hijas de Pablo.

Pablo Acuña tuvo que hacerse cargo de sus hijas prácticamente solo, esto debido a que la madre de las niñas los abandonó siendo muy pequeñas, pero ni siquiera esto le impidió al hombre darles una vida feliz.

“Nunca vi a mi papá triste. Siempre está alegre y me da consejos muy sabios, pese a que nunca fue a la escuela. Es una persona muy inteligente, yo le admiro. Es el mejor papá del mundo”, dijo su hija menor de 26 años (la mayor tiene 29).

Élida también aseguró que Acuña, su padre, es su mejor amigo y confidente, razones por las que regresó de Argentina a Paraguay para poder cuidarlo, “porque mi abuela (de 90 años) ya no puede hacerlo, porque ya está viejita”.

Aunque no tiene brazos ni piernas, Acuña es capaz de utilizar su celular marcando los números con su nariz y, de la misma forma, hace uso del control de televisión.

Buscan una casa

Dentro de los anhelos que Pablo tenía en enero pasado era la adquisición de su casa, pues en el hogar donde vive junto a su familia paga renta.

“Lo que nos faltan en este momento son 8 millones de pesos guaraníes (cerca de 24 mil 500 pesos) para hacerle realidad su sueño. Parece poco, pero es muchísimo dinero cuando uno no tiene. Además ahora yo ya no trabajo, él tiene un sueldo que cobra cada dos meses, pero solo sirve para comer”, mencionó su hija.