Publicaciones locales han tratado al edificio de la Cerveceria Porfirio Diaz, como una edificacion distinta y aparte de la Iglesia de Gualupita en Cuernavaca. En diferentes fotografias se ha confundido a una con la otra. Lo cierto; es que ese edificio de finales del siglo XIX, es el mismo que a mediados del siglo XX se remodeló para usarlo como iglesia. Consulté fotografias de distintos angulos y epocas; de cuando era fabrica de cerveza; de cuando estaba en abandono; y finalmente ya como templo, tomadas unas, desde el acueducto de calle Carlos Cuaglia con calle Los Arcos, y de otros puntos, en las que se aprecia que es la misma edificacion, que por etapas fue transformandose para culto religioso, ubicada exactamente en lo alto de la loma del barrio de Gualupita.  
Confirmé lo anterior, al entrevistar a antiguos vecinos del barrio, como el señor Juan Castillo Lopez, vecino colindante con la iglesia, donde en el atrio, me cuenta que ahí contrajo nupcias en el año ’69, “cuando la iglesia apenas tenia como 15 o 20 años de fundada por el padre Navarrete -Alfonso- quién también fundó la Escuela Primaria Juan N. Alvarez aquí enfrente”. Lo que me narra don Juan y otros vecinos oriundos del barrio, me confirma, que a ese edificio, tambien se le dieron distintos usos en otras epocas.
La Cerveceria Porfirio Diaz, fue fundada en 1899, esta industria se asentó en ese lugar por encontrarse ahí los “Ojos de agua de Gualupita”, un nacimiento de agua de la mas alta pureza, con la que se fabricaba cerveza de buena calidad, producia más de 500 mil litros al año, y compartía honores con la de San Pedro, también en esta ciudad, que apenas alcanzaba los 59 mil 712 litros anuales. En Yautepec había cinco pequeñas cervecerías artesanales que producían entre 10 mil y 15 mil litros anuales cada una.
El porfiriato es una de las épocas más debatidas en la historia de México, porque se guío por los principios de su lema “orden y progreso”; “poca política y mucha administración”. Esto generó inversiones millonarias en el país, pero tuvo un costo social tan elevando que al final desencadenó la Revolución Mexicana.
La Compañía Cervecera Porfirio Diaz funcionó durante 12 años, dejó de producir a principios de la Revolución, cuando fue abandonada por sus dueños al igual que las haciendas azucareras y alcoholeras de Morelos. Ya en la Revolución fue albergue de tropas zapatistas durante sus estancias en la ciudad. Al término del conflicto armado, fue usada para resguardo de ganado mayor, menor y de corral. Posteriormente fue un improvisado museo con piezas de ceramica y utencilios de la cultura Olmeca encontradas en ese mismo barrio, donde se asentó la poblacion mas antigua de Cuernavaca, habitada en diferentes etapas, entre mil y dos mil años antes que los tlahuicas, que se extiendía por lo que fue el Casino de la Selva, hasta cerca de la estacion del ferrocarril, era tanto, o mas extensa que la Cuauhnáhuac prehispánca.
En tiempos de esa cervecería, cinco negocios dominaban el mercado nacional: la Compañía Cervecera de Chihuahua, la Compañía Cervecera de Toluca y México, la  Cervecería Cuauhtémoc, la Cervecería Sonora y la Cervecería Moctezuma.
Al término del porfiriato, una vez abandonada la cervecería, el edificio principal fue usado por tres décadas en las dichas actividades, finalmente, alrededor de los años cincuenta, fue acondicionada para ser la iglesia del barrio de Gualupita. Se remodeló la fachada; al frente y laterales, se acondicionaron dos torres-campanarios; dos columnas a cada lado de la puerta ubicada en el mismo espacio de cuando era cervecería. De la techumbre de lámina metálica a dos aguas, solo ha quedado el muro triangular arriba y al frente, que se sustituyó por una bóveda corrida con nervaduras, y una linternilla; los muros laterales se reforzaron por fuera con contrafuertes para resistir el empuje de la bóveda; se adicionó un espacio para el altar, además de otras trasformaciones.
Durante el régimen de Diaz, la industria cervecera mexicana alcanzo niveles industriales, y fue lo que llevó a la quiebra a las grandes haciendas pulqueras.
En México, la cerveza ya existía desde antes, se elaboraba hirviendo cebada, limón, tamarindo y trigo con azúcar y se servía como refresco. También había cervezas extranjeras consideradas un lujo para las élites del país.
Antes del porfiriato, popularmente se preferían el mezcal y el pulque, la cerveza no tenía una gran relevancia, hasta la llegada de Díaz al poder, las compañías cerveceras se las ingeniaron para acabar con la producción de las haciendas pulqueras, y de mezcal para sustituir esos productos prehispánicos por la cerveza europea.
Actualmente resurgen cervecerías artesanales en Morelos.
*Fotografías antiguas, del archivo de Francisco -Paco- Rodríguez Ocampo
P. D. Hasta el otro sábado

Por: Carlos Lavín Figueroa
[email protected]