Más de 100 perros muertos fueron encontrados en el interior de la laguna de lixiviados del relleno sanitario de Amecameca; los animales pudieron ingresar debido a la falta de mantenimiento de la malla que protege el depósito.

El ayuntamiento informó que en los últimos 12 meses el sitio de disposición final de residuos no recibió el cuidado requerido, pues la máquina compactadora utilizada para manejar la basura y cubrirla con capas de tierra estuvo descompuesta.

Por ese abandono en el que se encontraba el lugar los canes se metieron a beber agua, pero se intoxicaron con los lixiviados, que son los líquidos que generan los desperdicios que fueron depositados desde la administración pasada, de acuerdo con el gobierno local.

Debido al estado de descomposición en el que se encontraban los cadáveres de los perros, por el tiempo que llevaban en ese sitio, cuando el personal de Limpia del ayuntamiento los sacó se deshicieron, por lo que fueron enterrados en el mismo predio.

Al llegar la nueva administración se encontró que la basura era depositada en desorden, como tiradero a cielo abierto sin cumplir las medidas recomendadas por la Secretaría del Medio Ambiente para un relleno sanitario tipo C.

“De igual forma, los lixiviados utilizados para controlar la fauna nociva que se genera en la basura sólo era almacenada y al destruirse el alambrado, los perros entraban y caían en la laguna”, dio a conocer el gobierno local.
 

¿Qué son los lixiviados? 

De acuerdo con la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), los lixiviados son aquellos líquidos que se forman por la percolación de agua de lluvia o por la reacción, arrastre o filtrado de los materiales que constituyen los residuos (basura) y que contiene sustancias en forma disuelta o en suspensión; que pueden infiltrarse en los suelos o escurrirse fuera de los sitios en los que se depositan los residuos y que puede dar lugar a la contaminación del suelo y de cuerpos de agua, provocando su deterioro y representar un riesgo potencial a la salud humana y de los demás organismos vivos.

El Centro Europeo de Postgrado señala que, en general, en los vertederos y lugares donde se acumula basura (principalmente basura orgánica) aparecen los lixiviados. 

“Su aspecto es desagradable, negro o amarillo, denso y con mal olor a ácido. A veces puede tener restos de espuma. El líquido va arrastrando distintas partículas de los sólidos que atraviesa”. 

Estos residuos suelen ser inertes, esto es que no son solubles ni combustibles, ni biodegradables. 

Cuando los lixiviados migran de la basura y alcanzan cuerpos de agua, pueden afectar la salud humana y los ambientes acuáticos. 

En términos generales, cuando estos líquidos no son controlados -captados, almacenados y tratados- pueden permear hasta llegar al agua subterránea o mezclarse con aguas superficiales y contribuir a la contaminación de suelo, agua subterránea y superficial. 

En el caso de Amecameca, para controlar los lixiviados, las autoridades municipales instalaron un sistema de captación para su almacenamiento, pero, lamentablemente por la falta de mantenimiento, la fauna del lugar (en este caso perritos callejeros), lograron entrar y murieron intoxicados.

 


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado