Aunque queramos desatender el tema, a diario miles de animales son cruelmente maltratados y explotados, muchos mueren encerrados en jaulas sin saber nunca lo que es el amor y respeto. 

Uno de estos casos es la triste historia de Tikiri, una elefanta de Sri Lanka que murió hace unos días a sus 70 años a causa de una fatal desnutrición.

De acuerdo con información de medio, el animal cayó al suelo, visiblemente agotada luego de andar varios kilómetros utilizando un pesado disfraz durante 10 días. 

Antes de su fallecimiento se viralizaron fotos del paquidermo desplomado durante un festival budista Esala Perahera. 

Las imágenes fueron difundidas por Lek Chailert, miembro de la fundación Save Elephant,  aseguro que los espectadores del festival no eran conscientes de las dificultades que el atuendo le ocasionaba al animal, puesto que además cubría su condición física.

La citada fundación público un comunicado en el que lamentó el deceso de la elefanta: 

"El sufrimiento de Tikiri ha terminado, su alma ya es libre. Nadie puede ya hacerle daño. Descansa, querida Tikiri. Nunca mires atrás hacia este mundo, tan cruel contigo y con tus amigos".

Tras saber el deceso, el ministro de Fauna de Sri Lanka, John Amaratunga, solicito que se empiece una investigación.

Por su parte, un vocero del Templo del Diente, que organiza dicho, confirmo que Tikiri "sufrió un problema digestivo que le habría impedido mantener su peso".