El estado de salud del pequeño Zoren evoluciona favorablemente, no obstante, se mantiene en observación y vigilancia médica.

El pasado 11 de septiembre el pequeño Zoren salió del kínder y se dirigía a su casa, en compañía de su abuela, cuando fue atacado por “Tyson”, un perro de la raza Pitbull, cuya mordida le ocasionó graves heridas.

El menor fue trasladado al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) debido a la gravedad de sus lesiones; entre ellas el desprendimiento del cuero cabelludo y varias heridas profundas en su cara.

Zoren fue sometido a una intervención quirúrgica, la cual fue exitosa, pero su pronóstico era reservado; sin embargo, con los cuidados adecuados por parte del equipo médico del IMSS, así como el apoyo y acompañamiento de su familia ha logrado evolucionar de manera positiva.

A una semana de los hechos el menor continúa hospitalizado y bajo observación ya que algunas heridas fueron profundas y tardarán más tiempo en sanar, por lo que todavía no hay fecha para que sea dado de alta, así que continuará bajo la vigilancia médica del personal.

En la parte económica, la familia del menor temía que no pudieran cubrir los gastos de hospitalización debido a que el menor no cuenta con ningún tipo de seguridad social; sin embargo, la titular del IMSS en Morelos, Angélica Mariel Martínez López, señaló que sin estar afiliado al instituto, a Zoren se le ha brindado toda la atención que requiere y no se le ha cobrado ningún peso, por lo que pidió a la familia estar tranquila y, en estos momentos, enfocarse al estado de salud del pequeño.

Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Sigue el canal de Diario De Morelos en WhatsApp