Morelos pone en marcha este martes el Programa Piloto de Regreso Seguro a clases, con el 9 por ciento de la población estudiantil del nivel básico, equivalente a unos 33,300 alumnos que retornarán de forma escalonada a las aulas con el uso de cubrebocas de forma obligatoria y con sana distancia, y después de más de un año de clases en línea. 

El Instituto de la Educación Básica del Estado de Morelos (IEBEM) informó que la prueba operará con base a un sistema de “filtros de corresponsabilidad”, que involucra a las familias y a la comunidad escolar, y en el que, la firma de una carta compromiso será fundamental para garantizar la seguridad sanitaria. 

Los padres de las niñas, niños y adolescentes del nivel básico tendrán que firmar dicha carta con la que se comprometen a revisar diariamente a su hijo o hija para identificar o descartar la presencia de signos de salud relacionados con el COVID-19, como malestar general, tos seca, estornudos, dolor de cabeza, temperatura o problemas para respirar. 

Esta revisión constituye el primer filtro y en caso de la existencia de algún síntoma, los padres también se obligan a no enviar a sus hijos a la escuela, llevarlos a que reciban atención médica y notificar al plantel escolar. 

El protocolo diseñado implica que las clases mantendrán el modelo híbrido, lo que significa que una parte del grupo tomará la clase presencial en el aula, mientras la otra lo hará a distancia, de forma alternada. 

El 50 por ciento lunes y miércoles, y el resto, martes y jueves, por orden alfabético según la letra inicial de su primer apellido; el viernes está reservado para que los profesores atiendan los casos que consideren que ameritan regularización. 

En los salones, los estudiantes se sentarán a una distancia mínima de metro y medio, no podrán compartir objetos personales o artículos escolares, ni tocarse, y deberán conservar en todo momento el cubre bocas colocado; salvo cuando tengan que ingerir algún alimento. 

De acuerdo con la Guía de Orientación del IEBEM, en las escuelas participantes se reactivaron los Comités Participativos de Salud Escolar, y se llevaron a cabo jornadas de limpieza y/o desinfección de instalaciones y equipo didáctico. 

Igualmente se aseguró que cuenten con agua potable, jabón y gel antibacterial, como parte del segundo y tercer filtro, para el ingreso al plantel, y a los salones, respectivamente. 

Son integrantes del Comité Participativo de Salud la o el directivo del plantel escolar, al menos tres padres o tutores de los estudiantes y tres docentes, quienes serán responsables de apoyar a las autoridades de Salud de la implementación en las escuelas de los protocolos de higiene y salud. 

De las 109 escuelas del sector público, 24 son de preescolar; 7 primarias, 5 secundarias  generales, 4 secundarias técnicas y 6 telesecundarias, distribuidas en 31 municipios.

En Cuernavaca, participan 16 escuelas; Amacuzac, 14, y en Temixco 11, siendo estos tres municipios en las que se ubica el mayor número de planteles seleccionados para el programa.

 

DATOS:

El secretario de Educación, Luis Arturo Cornejo dijo a diputados durante su comparecencia, con motivo del informe de actividades del Ejecutivo de 2020, que en Morelos la matrícula en el nivel básico es de 370 mil estudiantes; 313 mil en el sistema público, y 57 mil en el privado.

 

Las escuelas privadas también participan voluntariamente en el programa de regreso seguro a clases.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado