Cambiaron a empleados, trabajadores y jueces, a los nuevos juzgados en Atlacholoaya.

Pido a sus jefes, Señores,
si pa’ Atlacholoaya van,
que a empleados y juzgadores…
¡No los vayan a encerrar!

Corolario: ¡Aunque ya estén cerca, cuídense de no caer por aquello de la corrupción!

Por PABLO RUBÉN VILLALOBOS


Loading...