Un proyectil estallo en la embajada de Estados Unidos en Afganistán, a unas horas del aniversario de los ataques del 11 de septiembre de 2001, pero las autoridades en las instalaciones manifestaron la zona despejada una hora después y reportaron que no hubo lesionados.

Una columna de humo se alzó en la parte central de Kabul. Adentro de la embajada, se dirigió el siguiente mensaje para los trabajadores: “Se registró una explosión causada por un cohete dentro de las instalaciones”.

La misión de la OTAN, que también se localiza cerca del lugar, aseguro que no hay heridos.

Sería el primer gran ataque en la capital afgana desde que el presidente Donald Trump anulo abruptamente el fin de semana las negociaciones entre Estados Unidos y el Talibán, cuando parecían estar a punto de llegar a un acuerdo para poner punto final a la guerra más larga de Estados Unidos.

El aniversario del 11S es un día delicado en la capital afgana, donde se han realizado ataques en esa fecha. Estados Unidos encabezó una invasión a Afganistán poco después del ataque del 2001 y derrocó al Talibán, que había ofrecido refugio a Osama bin Laden, líder de Al-Qaeda y autor intelectual de los ataques.

El atentado que paralizó al mundo.

Como todas las mañanas, aquel 11 de septiembre de 2001 los estadunidenses arribaban a sus centros de trabajo y miles de turistas recorrían la Gran Manzana.

Los relojes neoyorquinos marcaron las 8:46 de la mañana. Nadie ni siquiera las agencias de inteligencia de Estados Unidos tenían señales de lo que el líder de Al-Qaeda, Osama bin Laden, había orquestado al otro lado del mundo.

Siendo una de las ciudades más visitadas de la tierra, el sobrevuelo de cientos de aviones era común, pero el 11 de American Airlines, que cubría la ruta de Boston a Los Ángeles, tuvo otra dirección.

Terroristas lo habían secuestrado y en dicha hora lo lanzaron contra la torre norte del World Trade Center.

Las sirenas de patrullas, ambulancias y bomberos fueron el eco en la ciudad.

Diecisiete minutos después, el avión comercial de United Airlines, con número de vuelo 175 (que viajaba de Boston a Los Ángeles) se estrelló en la torre sur del World Trade Center.

Las llamas cubrieron las Torres Gemelas. De sus pisos superiores salieron fuego, humo y personas, muchas de ellas eligieron arrojarse.

El terror no había terminado. A las 9:37, el vuelo 77 de American Airlines, que se dirigía de Virginia a Los Ángeles, fue estrellado contra el Pentágono, en Washington.

Un cuarto avión, perteneciente a United Airlines, se impactó en un campo cerca de Shanksville, Pensilvania. Con número de vuelo 93, iba de Nueva Jersey a San Francisco.

Fueron 19 hombres los autores materiales del ataque que cimbró al mundo.

El atentado dejó dos mil 753 muertos en Nueva York, 184 en Washington y 40 en Pensilvania.

Hasta julio de 2019, mil 644 de las dos mil 753 víctimas en el WTC habían sido reconocidas.

Tras el hecho se creó el Departamento de Seguridad Nacional.

Ayer, el mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, publico ayer una orden ejecutiva contra terrorismo.

"La orden mejora nuestra capacidad de usar sanciones para atacar a los terroristas y sus partidarios, y privarlos de apoyo financiero, material y logístico en todo el mundo”, aseguro el presidente.