Dos mujeres cortaron los dedos a un joven tras engañarlo y asesinarlo para robar su información bancaria. Hasta el momento se encuentran detenidas en Portugal, donde ocurrieron los hechos.

María Malverio y Mariana Fonseca, de 19 y 23 años de edad, respectivamente, fueron acusadas por la muerte de Diogo Goncalves, un joven de 21 años que trabaja en un hotel y al cual le cercenaron los dedos para acceder a su información bancaria.

Antes de cometer el homicidio, María y Mariana ofrecieron a Diogo un “baile erótico” en la casa de una de ellas. Este fue el inicio del plan para llevar a cabo el delito.

Cuando Diogo llegó al lugar de la cita, las mujeres lo ataron a una silla y más tarde lo asesinaron.

Luego descuartizaron su cuerpo para ocultar sus restos por varios días. La causa de muerte, según lo reportan medios como Daily Star, fue un estrangulamiento.

El cuerpo de Goncalves fue arrojado al mar de Sagres. Sus piernas, brazos y cabeza fueron encontrados en distintas partes de la localidad de acuerdo con la información oficial,

Los dedos del joven, según lo relatan medios locales, serían utilizados para tener acceso a su cuenta bancaria, en la que se encontraban cerca de 60 mil libras o el equivalente a dos millones de pesos.

Este dinero formaría parte de una herencia que Goncalves recibió en 2016 luego de que su madre muriera.

La intención de ambas mujeres era que la muerte de Diogo fuera vista como un suicidio, por lo que las asesinas usaron las redes sociales de la víctima como si fueran suyas para no generar sospechas sobre su desaparición.

Actualmente las jóvenes se encuentra detenidas en Portugal y cargan con una serie de delitos en su contra entre los que figuran robo de identidad, secuestro, asesinato y fraude informático.