Francisco Polito Gómez, de 64 años de edad, está postrado en cama y padece una enfermedad que le impide hacerse valer por sí mismo, y su familia lo tiene desamparado, pues solo unos primos lo han visitado y le ayudaron a realizarse unos estudios, mismos que muestran un mal en la próstata y necesita una transfusión de sangre, por eso pide el apoyo de la ciudadanía con despensas o efectivo.

Don Francisco vive en la colonia Paraíso Montessori, en la calle Tamoallan No. 17, es originario de Guerrero, pero toda su vida la hizo en Cuernavaca, ha trabajado de taxista por varios años y está separado de su esposa.

Don Paco tiene tres hijos, pero ya no tiene contacto con ellos.

“Todo comenzó en el mes de febrero, un día me dio un mareo cuando ya me iba a trabajar el taxi y se dio cuenta una vecina y ya no me dejo salir a laborar. Yo pensé que era el virus del COVID-19, pero gracias a Dios no fue eso, pero después empecé a empeorar.
“Me vi forzado a encerrarme en la casa y después de un mes de estar solito, unos vecinos se dieron cuenta que estaba muy mal y me empezaron a apoyar con comida y atenciones. Yo les agradezco mucho, sobre todo a la señora Mireya, quien sin ser nada mío me ha ayudado muchísimo y que Dios la bendiga.

“También otra vecina me apoya bastante, pero necesito atención médica y también víveres para soportar esta terrible enfermedad, la cual me ha hecho bajar unos 28 kilos y ya casi no tengo fuerzas ni apetito”

“Por medio del periódico quiero pedirle a mis hijos y a mi ex mujer que me perdonen. Yo les agradezco y no les reprocho nada, están en su derecho y, por el contario, yo les agradezco que ellos hayan existido en mi vida y les mando bendiciones., a la ciudadanía solo les pido que me apoyen, y a Diario de Morelos gracias por todo su apoyo, que Dios bendiga a todos los que trabajan ahí”, dice don Paco. 

 

Luis Flores

luis.flores@diariodemorelos.com