Poco a poco va fluyendo la ayuda para don José Gregorio Popoca Aguilar, un octogenario quien vive en el olvido por parte de sus vástagos y nos narra parte de su vida: “Mis cuatro hijos tomaron su camino y yo el mío, ahora tengo que vender mis dos bicicletas, para poder comer algo y voy al día, ahorita vivo en una casa que me presta una buena alma caritativa y mi domicilio es en la calle Geranio número 42, en la colonia Lomas del Carril, en el municipio de Temixco.”

“Tengo muchos años viviendo aquí en el estado, yo nací en Guerrero pero desde joven me vive a buscar una mejor vida aquí en Morelos, pero ahora en los días que me restan de vida sufro mucho”, añade.

“Ya no me puedo caminar bien y me duelen mucho mis rodillas, por ese motivo tengo que salir todos los días a las afueras de mi casa a vender mis productos que son recogedores, fibras, cerillos, encendedores, paletas de dulce, ganchos y pinzas de plástico para secar ropa, pero es difícil en estos días vender, por eso me veo en la necesidad de rematar mis bicicletas que compré hace muchos años, ya vendí una bici tipo de carreras y me queda una más que es de montaña, estoy pidiendo mil quinientos pesos por esta última, me hice de ellas cuando aún podía trabajar.,  con ellas anduve por todo el estado, pues me gustaba mucho andar en bici”, asegura

“Desde que llegué aquí a Morelos empecé a laborar de machetero en camiones de materiales, tiempo después me casé y tuve cuatro hijos, dos varones y dos mujeres, ellos se llaman Federico, Fidel, Margarita y Valentina Popoca González, fui muy feliz con ellos, pero con los años vino el deceso de mi esposa, María González, me sentí muy solo y pues me fui a vivir un tiempo con un hijo, el me daba de comer y agua, pero un buen día ya no me quisieron seguir manteniendo y pues me salí de allí y desde entonces vivo solo, mis hijos no me buscan y pues yo ya tampoco puedo buscarlos, porque me cuesta mucho el andar y pues solo me encomiendo a Dios”, se dice, resignado.

Finalmente nos comenta, Don Goyo, como le dicen de cariño sus vecinos: “Mi último trabajo que tuve fue en una mina ubicada en el municipio de Temixco, allí conocí a buenos amigos, de esas amistades una señora de quien conservo aún la amistad, hoy en día, me está prestando el terrenito donde vivo y quiero decirle que Dios la bendiga, ya sólo me resta pedir a través del periódico que por favor me compren mi última bicicleta y si pueden apoyarme con algo se los agradeceré con todo mi corazón”.

Este lunes, tras la publicación en Diario de Morelos, algunas personas altruistas le llevaron un poco de despensa al señor.

Si deseas seguir ayudando, te puedes comunicar a estos teléfonos.

-777 479 99 81

-55 59 57 40 13

-777 294 23 27

Historia relacionada: https://www.diariodemorelos.com/noticias/don-goyo-de-temixco-vende-su-bicicleta-para-poder-comer-lo-ayudar

Fotos Galería: