Juan Carlos García, ex esposo de Abril Pérez, condenó el asesinato de su esposa y pidió a las autoridades esclarecer el crimen.

Lo anterior, tras enviar una carta al Grupo Reforma, donde solicitó que el crimen sea investigado y los responsables sean llevados ante la justicia.

Abril, madre de familia, fue asesinada el pasado lunes en la Ciudad de México de dos balazos.

El ex CEO de Amazón México envió una carta al diario Reforma, en la que asegura que “jamás hubiera deseado este desenlace trágico” a su exesposa, pese a los conflictos.

Asimismo, señala que está dispuesto a colaborar en las investigaciones y pidió que los responsables sean llevados ante la Justicia.

Recordó la vez en la que discutió con Abril, cuando la golpeó con un bate de beisbol mientras estaba dormida, luego la arrastró hacia el clóset para intentar asfixiarla mientras decía “te voy a matar”, pero uno de sus hijos lo impidió.

“A inicios de este año, después de una severa discusión con quien fuera mi esposa, llegamos a los golpes y nos causamos daño. Fui vinculado a proceso y después de hacer valer mi defensa legal obtuve mi libertad, consecuencia de ello y en aras de concluir con las desavenencias que son inherentes a estos conflictos de divorcio, en la última audiencia que tuvimos, Abril y yo acordamos resolver ya en definitiva el conflicto que generó mi vinculación a proceso: solo faltaba cumplir una audiencia que sería fijada en próximas fechas para que ello sucediera.”, contó.

Juan Carlos García estuvo preso en el Reclusorio Oriente por feminicidio en grado de tentativa, pero quedó en libertad hace unos días, luego de que el juez de Control Federico Mosco reclasificó el delito por lesiones y violencia familiar.

El periodista Carlos Jiménez, difundió en redes sociales las fotografías de las lesiones que sufrió Abril cuando fue atacada a golpes por su exmarido el pasado 4 de enero.

En las imágenes se observa que Abril tiene profundas heridas en la barba y en varias partes de la cabeza, pero el juez de Control del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México consideró que esa agresión no era intento de homicidio, por lo que el sujeto luego de estar preso, quedó en libertad y cinco días después, según familiares, habría asesinado a Abril.