Hoy en día es inconcebible imaginar una realidad sin internet. Nuestras relaciones sociales, hábitos de consumo y dinámicas diarias están muy influenciadas por la hiperconectividad que impera en nuestra rutina. Esta transformación ha llegado para quedarse y, año tras año, se exploran nuevas posibilidades que hacen del mundo una realidad cada vez más interconectada. Y como no hay mejor manera de definir una realidad que ejemplificándola, expondremos un listado conformado por las actividades online más populares que se realizan actualmente. Una reflexión sobre cómo internet ha modificado nuestra rutina diaria.

Como ya se ha mencionado anteriormente, los hábitos de consumo han evolucionado mucho con la inserción de internet a escala doméstica. Hoy en día, casi todos los aparatos electrónicos disponen de conexión Wi-Fi. Se pueden adquirir incluso neveras y otros electrodomésticos que permiten conectarse a Internet para utilizar asistentes vocales que gestionen nuestras demandas. Como no podía ser de otra forma, las consolas también han sabido exprimir al máximo este nuevo paradigma. El ocio electrónico gestiona volúmenes de ingresos similares o incluso superiores a los de las grandes producciones cinematográficas. Los videojuegos disponen de presupuestos faraónicos para sublimar su nivel de realismo. Este crecimiento progresivo ha ido acompañado también de más modos de juego online, que alargan la vida útil de los videojuegos y los convierten en experiencias vivas. Entre las propuestas más activas actualmente encontramos el videojuego futbolístico FIFA, títulos más veteranos como Minecraft, o el siempre incombustible Fortnite, que es todo un fenómeno en la plataforma Twitch.

Otra de las actividades populares en el mundo digital es el blackjack online. Hoy en día, muchos pasatiempos clásicos se han adaptado al mundo virtual; actividades típicas de casino que han recibido un lavado de cara para hacerlas accesibles dentro de nuestras pantallas. Todo ello con sus múltiples opciones intactas, pero desde una perspectiva muy diferente.

Antes hemos mencionado los grandes presupuestos que recibían las películas y la industria del cine en general. El séptimo arte también ha cambiado, con propuestas de suscripción por parte de las grandes compañías que buscan así fidelizar a su público y también recibir ingresos periódicos de parte de los usuarios. Las tardes de zapping en el sofá de casa han dado pie a sesiones de buceo entre los mares infinitos que suponen los catálogos de las plataformas. Netflix, Amazon Prime Video o Disney Plus cuentan con miles de series y filmes donde elegir, con nuevas propuestas semana tras semana y con una competición velada por el volumen de suscriptores totales.

 Internet ha cambiado también el consumo de televisión, que ahora se centra mucho más en el contenido grabado que en los programas en directo, dando total libertad al usuario para elegir dónde y cómo visualiza los contenidos.

Tecnología

Si hacemos referencia a los cambios que ha comportado internet, es necesario analizar también el caso de las redes sociales. ¿Quién no ha ido a un restaurante y ha colgado la foto de su plato en Instagram? Todos lo hemos hecho. Este movimiento, que hace años incluso nos habría parecido ridículo, hoy en día ya forma parte de lo cotidiano. Nos hemos acostumbrado a compartir nuestras vivencias del día en las distintas redes. Implementaciones como los stories, que no dejan de ser publicaciones efímeras que desaparecen al cabo de 24 horas, nos obligan a consultar nuestros dispositivos móviles periódicamente para continuar al día del contenido que comparten nuestros amigos y familiares. Comentar las publicaciones o elegir cuáles nos gustan más para darle “like” es también una de las acciones más habituales que realizamos a través de internet.

Por último, también debemos mencionar las aplicaciones de mensajería instantánea, que también nos han facilitado mucho la comunicación con nuestro círculo más cercano, recibiendo actualizaciones instantáneas del estado en el que se encuentran. El uso de WhatsApp, iMessage o Telegram también es una actividad usual a la que nos hemos habituado.

Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Sigue el canal de Diario De Morelos en WhatsApp