La profesora Nayelí Sánchez indica que esta sustancia trae consecuencias a largo plazo

CUERNAVACA, MORELOS.- La afectación por el consumo de dióxido de cloro es a largo plazo, por ello al consumirlo los pacientes creen tener una mejoría, pero su organismo se daña, aseguró Nayelí Sánchez, integrante del Colectivo Cuerna.

La también profesora de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos y colaborada de la Academia de Ciencias de Morelos, lamentó que desde hace varios meses surgieron diversos “productos milagrosos” para terminar con el COVID-19, pero científicamente no está comprobado.

Uno de los productos es el dióxido de cloro, el cual toman de manera preventiva para evitar el COVID y también como tratamiento, una vez que se ha adquirido el virus.

“Hay evidencia científica del daño que causa al organismo el consumo de esta sustancia, la cual cobró auge durante la decada de los 90’s, y con la aparición del nuevo Coronavirus resurgió y ha cobrado fuerza”, destacó.

Dijo que el consumo del dióxido de cloro causa daños a largo plazo, ya que se trata de una intoxicación para el organismo, por ello el constante llamado a la población a no dejarse sorprender.

Explicó que las personas que consumen este producto aseguran tener una mejoría en su salud, lo cual se debe a que el dióxido de cloro produce un aumento en la hemoglobina y esto genera una sensión de bienestar, pero a largo plazo dañan su salud.

“No existe ningún tratamiento específico contra el COVID-19, por lo que la mejor manera de prevenir es a través del uso correcto del cubrebocas, el lavado frecuente de manos con agua y jabón, mantener sana distancia y el uso de alcohol gel. También está la vacuna, pero el proceso es lento. Para que se tengan resultados positivos, se debe vacunar a un gran número de personas”, insistió.

Por Marcela García / marcela.garcia@diariodemorelos.com