Personal de los cuerpos de rescate y emergencias de la Subsecretaría de Protección Civil de Cuernavaca, acudieron a las 7:50 horas de este jueves al llamado de auxilio de los vecinos de la Colonia Las Palmas, que denunciaron un fuerte olor a gasolina, proveniente de una de las alcantarillas de la calle Jalisco.
Por lo anterior, personal de la Secretaría de Seguridad Pública de Cuernavaca llevó a cabo un amplio recorrido e inspección en el lugar, así como revisiones a las instalaciones de una gasolinera que se ubica a aproximadamente 300 metros del lugar, así como a la Universidad Aztlán, en la cual sólo se encontraba personal administrativo.

El subsecretario de Protección Civil del municipio, Gonzalo Barquín Granados, informó que a fin de brindar la mejor atención a la ciudanía y  para proteger la integridad física de la ciudadanía, se pidió el apoyo de la Coordinación Estatal de Protección Civil, quienes acudieron al lugar con un explosímetro.
Con este instrumento que se utilizó permite medir partes por millón de oxígeno de gases y de combustible con el fin de evaluar la gravedad del riesgo de una conflagración, explicó el funcionario.
Mientras tanto, la Dirección de Bomberos, Rescate y Urgencias Médicas de Cuernavaca continuó mitigando el riesgo en los puntos cercanos, además de revisar los conductos de las gasolinas magna, premium y diésel, que van de la alcantarilla hasta dicha estación de servicio, además de revisar las trampas de gases.
Gonzalo Barquín Granados manifestó que posteriormente, la Coordinación Estatal de Protección de Civil informó a los vecinos del lugar que no se corría ningún riesgo; sin embargo la Subsecretaría de Protección Civil de Cuernavaca se mantendrá alerta en caso de que la situación llegará a cambiar.