Puyazo: ¡Padres, madres y niños, los paganos! En el marco de tantas geniales ocurrencias que tiene el presidente Andrés Manuel López Obrador, con el naciente año 2019 quién sabe quién le sembró la ideota de enfilarse contra las Guarderías Infantiles en forma generalizada, a través de informaciones bajo el credo de que esas empresas o instituciones de servicio social provienen de la corrupción, contra la cual el Mandatario ha enfilado baterías con sus ordenamientos presidenciales no se hicieron esperar, pues Andrés Manuel cortó de tajo los subsidios para tales Estancias, lo cual desde luego lastimó e inconformó a sus concensionarios o propietarios, quienes salieron a la manifestación pública por todo el País, tratando de hacer entender que el hecho de que en efecto puede haber algunas Estancias que provengan de la corrupción que prohijó la Secretaría de Desarrollo Social otorgante de los permisos y los subsidios para su funcionamiento, ello no involucra a la generalidad de quienes han coparticipado con su patrimonio económico y material para poder ser usufructuarios de este servicio público con sentido humano, que sirve para atender a los bebés y niños menores de 5 años, en ánimo de apoyar a padres y madres que por su trabajo no pueden cuidar a sus hijos en esa temprana edad de su formación… El problema no ha sido menor, pese a que López Obrador como salida, pensó y decidió su ánimo de apoyar a los progenitores de esos menores con una dádiva económica directa, que definitivamente no resuelve el delicado asunto de fondo que tiene varias aristas, siendo la más importante la formación lúdica, pedagógica y didáctica que sólo saben y pueden  cumplir los trabajadores preparados en forma adecuada, como lo venían haciendo quienes laboran en esos centros conocidos como Estancias Infantiles… Tampoco se puede atender y cumplir esta labor con las sugerencias, orientaciones o explicativos de que los bebés y niños de esa edad, queden bajo el encargo de algún sirviente extraño, vecino, familiar, abuelas o abuelos que los cuiden, pues en este caso el riesgo es mucho mayor porque cualesquiera persona como estas, no están preparados o capacitados, pues no tienen los elementos necesarios con los conocimientos suficientes para dar el trato adecuado a esos infantes… Este delicado tema relacionado con la formación temprana de esos menores, debe encontrar una salida decorosa, mediante la cual, como ya es costumbre, Andrés Manuel salga airoso de la trampa que le tendieron sus ujieres que le recomendaron prohijar tal enfrentamiento con las madres, padres, empleados y trabajadores que en las Estancias Infantiles tienen, unos el apoyo necesario para el  cuidado de sus hijos y otros su fuente de trabajo para su subsistencia…. Si en efecto, como es posible que las haya, se constituyeron Estancias Infantiles al amparo del tráfico de influencias, las dádivas o la corrupción, que se actué contra ellas, pero que se respete a las que no tienen nada que ver con ese tipo de ilegalidades o hechos criminales… Todo lo anterior bajo la visión y meta suprema que lo deben ser los niños, quienes en esas Estancias deben estar bien cuidados, bien alimentados y bien encausados… Por lo anterior, nos parece que las Estancias Infantiles son un problema artificial con tintes políticos que esperamos no sean politiqueros… En el caso concreto de Morelos, es válido que todos los involucrados en ellas entre padres y madres beneficiados; los trabajadores y sus concesionarios o empresarios, las defiendan en el marco de la razón, la legalidad y el Derecho, a efecto de que pronto puedan normalizar sus actividades para solaz, esparcimiento y formación de los niños… Qué bueno que haya manos dadivosas y económicamente generosas, que anuncien la posibilidad de brindarles ayuda a algunas de esas Estancias, en tanto que los del Gobierno revisan sus errores y vuelven a dejar lo positivo de ellas para servir a la comunidad y en caso de que haya hechos de corrupción en Estancias específicas, que se apliquen los correctivos, las sanciones y hasta las clausuras que les correspondan, según sea la gravedad de sus abusos… Reconocemos y nos solidarizamos con la labor anticorrupción de López Obrador, pero no con sus ánimos de generalizar que los involucrados en un segmento social como lo es el caso de estas Estancias, que a todos se les adjetive como corruptos, por culpa de las excepciones que sólo son eso, aunque diga otra cosa el Presidente!¡Hasta mañana que será un día más..!

 

Por: Pablo Rubén Villalobos

[email protected]