Post Data: ¡Ni quién pueda hacer nada..! Mientras la naturaleza no nos bendiga con un gran chubasco, el País en 22 de sus estados padecerá las casi 150 conflagraciones, que han devorado miles de hectáreas de bosques y pastizales, por decenas de  millones de metros cuadrados... El daño ecológico no sólo es grave sino de pronóstico reservado, por lo que pueda venir al tiempo inmediato por la flora destruida, particularmente por especies arbóreas entre pinos, maderables, frutales, de ornato y muchos más, que en algunos espacios parece que se han convertido en especies en extinción... Por lo que corresponde a esos incendios, los prohijados por la naturaleza en razón de las altas temperaturas propiciadas por el cambio global, la quema incipiente de hojarasca convierte a los bosques de las montañas y sierras en grandes hogueras… Los seres humanos entre los pocos preparados para esas contingencias y los miles que se ofrecen como voluntarios para tratar de proteger sus recintos ecológicos, nada o casi nada pueden hacer... Esta circunstancia se multirepite pero no por las cuestiones naturales si no por otras atribuibles a los hombres y mujeres que voluntaria o involuntariamente las prohíjan... Tal es el caso de la torpeza de aquellos, quienes como fumadores contumaces desde la ventanilla del vehículo en que se transportan lanzan la colilla encendida que se convierte en gran incendio... Lo mismo pasa con aquellos distraídos o descuidados, a quienes se les hace fácil encender su fogata para los fines necesarios de la convivencia familiar o amistosa por la preparación de alimentos o el calentamiento los cuerpos, olvidando comprobar que ella quede apagada totalmente a su retiro, por lo cual, otra vez el posible incendio se convierte en potencial por tal descuido que no tiene disculpas... Peor aún, son dos hechos criminales, uno el que propician aquellos que se dicen incendiarios cuyo gusto piromaniaco ha sido factor culpable de muchas de estas conflagraciones criminales... El peor de todos sin lugar a dudas, es el de aquellos intelectuales que envían a sus mandaderos para que en determinados espacios de los bosques, montañas y sierras, propicien una quemazón que llega a dimensiones incontenibles, para crear eriales o tierras estériles a efecto de tener un pretexto para cuestiones de cultivo o ganadería, o bien comprarlas a los ejidatarios, comuneros o posesionarios a precios de hambre, para construir grandes desarrollos de distinta naturaleza, entre los industriales, de esparcimiento y zonas urbanas habitacionales, mediante lo cual devoran en su beneficio multimillonario zonas arboladas y boscosas, como recién ocurre en el Desierto de los Leones de la Ciudad de México... Frente a estos casos, en términos generales las autoridades salen con sus “leladas” de la tradicional idiotez del “se va a investigar; ya tenemos una carpeta abierta; se castigará a los culpables; nada por encima de la Ley y la peor estupidez del caiga quien caiga”… Todo lo anterior es letra muerta de la cual de pitorrean los propiciadores de esos incendios... Nuestros bosques se acaban, se agotan y las especies de la fauna se extinguen... Por los incendios de todos los bosques en nuestro País, los satélites dan la voz del alarma, pues nadie queda a salvo  de  sus daños, unos por la cercanía a los incendios que destruyen sus bienes incluyendo sus hogares o residencias; millones más por qué los humos se convierten en contaminación dañina que propicia no sólo enfermedades pasajeras como las garrasparas y bronquiales, sino otras más peligrosas como las pulmonares que pueden desgraciarnos la vida... ¡A protegernos..! Proteja a los suyos, especialmente a los menores que tenga en familia, en la amistad o en cercanía... Las voces de alarmas están dadas para evitar incluso, salir a la calle y mucho menos hacer ejercicio al aire libre bajo las circunstancias ambientales que nos embaten..! ¡Ahí se las dejamos..! ¡Ah cuidarnos y protegernos..! ¡No hay de otra!
¡Hasta mañana que será un día más..!

Por: Pablo Rubén Villalobos / opinion@diariodemorelos.com

Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Sigue el canal de Diario De Morelos en WhatsApp