Por la amable atención de nuestros amigos, socios de número de la Academia Nacional de Historia y Geografía dependiente de la Universidad Nacional Autónoma de México, cuya sede como Institución se encuentra en la Calle de Londres 60 en la Zona Rosa del Centro Histórico de México, tuvimos la oportunidad de asistir al ingreso de dos nuevos colegiados cuyos trabajos lógicamente distintos en los temas y en sus contenidos, junto con las expresiones vertidas por sus respectivos comentaristas, resultaron culturalmente enriquecedores... Uno de los trabajos eminentemente de contenido periodístico informático actual, no sólo nos llamó la atención sino qué, con el permiso de su Autor que es nuestra fuente de información aquí lo reproducimos textualmente, es decir, como se estilaba en los viejos tiempos, SIC (sin corrección)... Esta obra nos parece un trabajo que sin tapujos nos da a saber la penosa realidad que viven decenas de compañeros periodistas, en las muy amañadas y cuestionadas mañaneras informativas de Andrés Manuel López Obrador... He aquí lo que cuenta nuestro testigo... “Puedo compartir la opinión de diversos colegas que han tenido que modificar sus horarios y rutinas laborales, ante esta modalidad. El promedio diario de cada mañanera es de 88 minutos y en ese tiempo se pueden abordar tantos temas como la imaginación abarque, el problema es que la hora y media de comparecencia o conversación, difícilmente se convierte en documentos…y queridos amigos, el periodismo de hoy se debe basar en documentos, no en declaraciones. Justo por eso se ha hecho célebre, lamentablemente, la frase “yo tengo otros datos”… Si un periodista requiere una respuesta del Jefe del Ejecutivo, respecto a cifras o proyecciones, es muy probable que reciba como respuesta esa frase ya acuñada… pero no va a tener manera de contrastar los datos que ha obtenido en sus investigaciones con la respuesta presidencial… simplemente porque no le otorgan documentos, sólo declaraciones. Y como la forma es fondo, hay que anotar la extraña manera en que se maneja la asistencia a las mañaneras… tengo testimonios precisos de compañeros que me han confiado el viacrucis por el que se debe pasar para ser acreditado, sólo para entrar al antiguo Salón de la Tesorería de Palacio Nacional. Ya que se les conceda el uso de la palabra para formular una pregunta, es otra historia y es que la mayoría de los periodistas que estamos pendientes de estos temas no alcanzamos a comprender cómo la Coordinación General de Comunicación Social y Vocería del Gobierno de la República, permite que en esas reuniones de trabajo estén presentes grupos extraños de personas, relativamente jóvenes, identificadas como administradores de redes sociales, creo que hoy les llaman “influencers… o youtubers”… que se ocupan en descalificar a alguien que hace una pregunta incómoda. No aportan porque no preguntan, pero incomodan e intimidan. E igualmente extraña que se permita la presencia permanente de personajes plenamente identificados que funcionan como distractores o ¨cadeneros¨ que sólo entorpecen el trabajo de los verdaderos reporteros, ya es famoso un pseudo periodista que se ha ganado el mote de ¨Lord Molécula¨, quien realiza estas oprobiosas funciones. Mi querido amigo Miguel Reyes Razo pone sus más de 50 años de actividad periodística al servicio de la teleaudiencia del canal del Instituto Politécnico Nacional, para narrar y traducir lo que día a día se aborda en el Palacio Nacional… aunque ahora tenga que bañarse todos los días a las cuatro de la mañana. Este fin de semana todos fuimos testigos del accidente que sufrieron 10 reporteros que cubrían las actividades del Presidente de México en el Norte del País… eso generó una lucha encarnizada en las redes sociales, entre dos bandos: uno culpa a la Coordinación de Comunicación Social de la Presidencia por contratar servicios baratos con vehículos inseguros… otros consideran que las empresas donde trabajan los reporteros están obligadas a contratarles seguros contra accidentes… Circula en las redes alguna iniciativa muy inquietante: que los medios ya no cubran las actividades del Presidente de la República y que se entere a la sociedad por otras vías… Creo que a nadie conviene eso… Pero dejemos que las mayorías decidan…” Hasta aquí la interesante Ponencia y Reflexión del nuevo Socio de la Academia Nacional de Historia y Geografía dependiente de la UNAM, que en este caso es nuestra fuente de información. ¡Hasta mañana que será un día más..!

 

Por: Pablo Rubén Villalobos
pablorubenvillalobosh@hotmail.com