El secretario de Gobierno, Pablo Ojeda, recibió en Palacio de Gobierno a Gustavo Delgado, Hada Ramos y Jorge Reyes, padres de los jóvenes Jorge Alonso Reyes Ibarra, Julio César Reyes Ramos y Gustavo Alejandro Delgado Flores, que perdieron la vida el pasado 24 de mayo del año en curso en el establecimiento “Casa Bacacho”, situado en Cuernavaca.

El encargado de la política interna, a nombre del Ejecutivo estatal, escuchó las inquietudes y demandas de los padres de los jóvenes deportistas, estudiantes y hombres de bien, que perdieron la vida aquella fatídica noche.

En ese sentido, les ofreció dar pronta respuesta para que a través de la Comisión Ejecutiva de Atención y Reparación a Víctimas del Estado de Morelos (CEARV) obtengan las medidas de ayuda y asistencia que en derecho les correspondan, además de coordinarse y apoyar a la Fiscalía General del Estado para que pueda concluir con las investigaciones y llegar a la verdad de los hechos y se traiga ante tribunales a los que privaron de la vida a sus hijos.

Lo anterior, en colaboración con la Comisión Estatal de Seguridad Pública Ces Morelos a cargo del Almirante Ret. José Antonio Ortiz Guarneros, quien ya en su oportunidad también ha dado atención a las víctimas indirectas del  crimen.

Pablo Ojeda, quien estuvo acompañado del subsecretario de Gobierno, Mauricio Termignoni Apodaca, reconoció el acompañamiento que la Comisión Estatal de Derechos Humanos les ha venido dando, para que en el marco de la transparencia y apego irrestricto a sus derechos, los padres de las víctimas indirectas sean atendidas y escuchadas por las autoridades.

Asimismo, se reiteró el compromiso del Gobierno que encabeza Cuauhtémoc Blanco de ser sensible y empático con quienes han sufrido una pérdida tan dolorosa, para llegar a la verdad, justicia y el crimen no quede impune.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado