El Pleno de la Cámara de Diputados aprobó con 245 votos en favor y 70 abstenciones la adición de la Fracción VIII al Artículo 35 de la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos para disminuir el uso de popotes de plástico, pero sin prohibirlos.

El dictamen establece disminuir el consumo de popotes mediante acciones que promuevan los establecimientos de alimentos y bebidas, salvo si el usuario decide usarlos.

El documento remitido al Senado para sus efectos constitucionales busca alentar el consumo responsable de productos plásticos, ya que, por ser difíciles de recolectar y degradar, aumentan el riesgo de generar contaminación en el ambiente y afectar la biodiversidad.

Así propone transitar a “un consumo voluntario, dejando de lado acciones de orden prohibitivo”.

Al fundamental el dictamen, Miguel Ángel Ramírez Ponce, integrante de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales, urgió a un consumo más racional e inteligente de plásticos, en particular de popotes, ya que su uso se ha hecho en forma desmedida.

Precisó que los popotes se fabrican con plásticos sintéticos, principalmente de polipropileno, que aumentan el riesgo de generar contaminación en el ambiente y afectaciones a la biodiversidad cuando se convierten en residuos sólidos.

Ramírez Ponce consideró que para minimizar los riesgos por la inadecuada disposición de estos materiales, es viable considerar acciones para que el uso de popotes se promueva mediante un consumo voluntario, primordialmente en los negocios de alimentos y bebidas, para fomentar hábitos de consumo eficiente, moderado y responsable.

Por el PVEM, el legislador Arturo Álvarez Angli, promovente de la iniciativa, sostuvo que la esencia de la propuesta es generar conciencia en la sociedad para implementar acciones sencillas que permitan disminuir los impactos negativos sobre el medio ambiente.

La problemática, precisó, no es menor. “El 95 por ciento de los popotes no son reciclables y tienen una vida útil a veces casi instantánea, ya que sólo son utilizados por una única ocasión y en ocasiones ni siquiera se usan, simplemente se desperdician”.

En tanto la diputada María Chávez García, de Morena, coincidió en que el consumo de popotes crea problemas ambientales y su empleo debe disminuir, hasta que la demanda se reduzca por parte de los consumidores y se dejen de producir.

En contra del dictamen también se pronunció el legislador Fernando Rubio Quiroz, del PRD, quien reconoció la necesidad de una regulación en el consumo de popotes, pero consideró que se tienen que establecer mecanismos que inhiban su uso y se tenga más conciencia ambiental.

“No decimos que no, está bien la iniciativa. Decimos que se tiene que reforzar, porque tenemos que ser muy incisivos para inhibir al máximo el consumo de popotes. Para ello, también debe existir una regulación a los plásticos y a varias cuestiones que han afectado el ambiente”, agregó.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...