Distintos hospitales del país donde atienden a pacientes con COVID-19 han reconvertido sus sistemas de calentamiento de agua, aprovechando los rayos del sol e impulsando las energías limpias.

En los centros médicos se requiere de agua caliente para distintas actividades, no tan sólo para la higiene de los pacientes, sino también para la desinfección de algunos instrumentos, quirófanos y ropa de camas toallas, entre otras.

Daniel García Valladares, director general de Módulos Solares en Morelos, detalló que a raíz de la emergencia por el COVID-19 en México, han trabajado con autoridades federales, pero también, de distintas entidades del país para la reconversión de los sistemas de calentamiento de agua.

A la fecha han instalado los sistemas en albergue del hospital general de Querétaro, en el hospital general de Bahía de Banderas en Puerto Vallarta, Jalisco, en Tapachula, Villa Hermosa, Tabasco y Estado de México.

“El uso de agua caliente es fundamental para los pacientes, pero también por norma sanitaria se necesita lavar la ropa de cama  y material con agua caliente para temas de  desinfección, asimismo, se utiliza para limpiar los quirófanos y otras actividades que son sumamente importantes en un hospital” explicó.

La energía solar tiene la ventaja de  ser rentable en términos de recuperación de la inversión, además de que no contamina. 

 

José Azcárate

local@diariodemorelos.com