Ante la contingencia sanitaria por el coronavirus, BBVA México aportará 470 millones de pesos, de forma inicial, para la compra y donación de respiradores, material de protección para médicos, además una aportación a la Cruz Roja y la entrega de despensas.

“BBVA México anunció un Plan de Acciones de Responsabilidad Social para sumarse a las diversas iniciativas del gobierno y las organizaciones empresariales y civiles frente a la pandemia del COVID-19 con una aportación inicial de 470 millones de pesos, que se espera duplicar con las aportaciones voluntarias de la sociedad civil”.

Los recursos se utilizarán para la compra y donación de aproximadamente mil equipos de auxilio al proceso de respiración para pacientes no graves para una etapa previa a necesitar cuidados de terapia intensiva y de 350 respiradores para pacientes graves con necesidad de cuidados de terapia intensiva en instituciones de salud del sector público.

En un comunicado, la institución financiera indicó que se analiza la posible producción masiva de respiradores mediante otras alternativas.

Además de la adquisición de material y equipo de protección para médicos y otros trabajadores del sector salud, que son la primera línea de defensa frente al COVID-19, a través de alianzas con instituciones de salud para la donación y entrega de dicho equipamiento hospitalario.

También realizó un donativo de 10 millones de pesos para la Cruz Roja Mexicana, para acciones de prevención de la propagación del COVID-19 y equipamiento para sus paramédicos y brigadistas.

Y en alianza con Fundación Televisa ya se encuentran tres mil despensas a disposición de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para apoyar a comunidades afectadas en cuanto se active el Plan DN-III. Cada despensa contiene alimentos necesarios para el consumo de una familia de cuatro miembros durante siete días.

“El llamado que se hace a los empleados, clientes, consejeros y a la sociedad en general, es a sumarse con más aportaciones y así poder duplicar la aportación inicial del banco, en un esfuerzo coordinado en el cual la Fundación BBVA México supervisará la oportuna y correcta aplicación de los recursos y el equipo médico que se consiga”.

Asimismo, se comprometió a un ejercicio de transparencia y rendición de cuentas, tal como se realizó tras los sismos que afectaron la Ciudad de México, Chiapas, Estado de México, Morelos, Puebla y Oaxaca en 2017.