La muerte de la joven Karina Blanco, quien fue violada, asesinada y lanzada a un río, entre el municipio de Cáchira y El Playón al Norte de Santander en Colombia, provocó la ira de los familiares de la menor y personas que la buscaron por horas. Tras hallar al presunto asesino, este confesó el crimen y luego fue golpeado y atacado con arma blanca hasta morir.

El pasado martes, mientras la menor se dirigía a su escuela en el municipio de El Playón, logró proporcionar una fotografía a través de WhatsApp a su familia; un hombre la perseguía, posteriormente, desapareció.

“La niña fue abusada y la apuñalaron en el pecho, en un brazo y el mentón, solo era una niña que iba a estudiar y por culpa de un desadaptado hoy está muerta”, dijo un socorrista a Medios Locales.

La menor fue encontrada sin vida en el río Cáchira y, por la fotografía que había enviado minutos antes a su familia, la comunidad logró identificar al posible responsable de este hecho. 

 El coronel Carlos Martínez, comandante de la Policía en Norte de Santander, lamentó la muerte de la joven e informó que el presunto agresor fue capturado, pero fue atacado con piedras y armas blancas por una turba mientras era evacuado de la estación de Policía.

"La familia y una turba de este corregimiento salen en búsqueda de la persona que sale en las fotografías, la sacan de una finca y la van llevando hacia el municipio con el fin de lincharla", dijo el coronel.

 Aunque los uniformados retuvieron al hombre en la estación de Policía para ser judicializado, tuvieron que trasladarlo en un vehículo para evitar una asonada en la unidad policial.

"La comunidad agrede a los policías y al sujeto con múltiples heridas, hasta que un familiar de la joven le causa una herida mortal y posteriormente fallece", explicó el oficial.

 El hombre fue identificado como Alexander Carrillo, un migrante venezolano de 55 años de edad, quien fue descubierto en una vereda de la zona gracias a fotografías enviadas por la menor antes de ser raptada.

Según el mandatario de El Playón, Wilmer Barrios Cote, el agresor habría llegado en meses pasados a zona rural de su municipio, proveniente del extranjero, para trabajar por días en las fincas de la región. “Tenía 55 años y desde hace algunos días venía acosando a la niña”.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado