CUERNAVACA, MORELOS.- “El Paso Express es un monumento al fracaso de la anterior administración”, consideró Fidel Giménez Valdés, titular de la Secretaría de Obras Públicas (SOP), quien aseguró que al hacerse cargo el estado de su operación se convertirá en un bulevar para desahogar el tránsito de Cuernavaca sin afectar el tránsito hacia Guerrero.
A su llegada a la administración estatal, el Gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo, instruyó a la SOP a atender el tema del Paso Express, vía de comunicación que tuvo modificaciones para convertirse en una mejor autopista, pero solo se han incrementado los accidentes.
Por lo anterior, la SOP solicitó al Gobierno Federal hacerse cargo de la operación y conservación de los 14.5 kilómetros que tiene, desde la entrada norte de Cuernavaca hasta la salida sur, para hacer cambios que permitan mejorar el tránsito de los más de cien mil vehículos diarios que circulan por esta vía.
Fidel Giménez informó que está en espera de recibir una respuesta a la solicitud realizada semanas atrás, confiando en que el Gobierno del Estado podrá hacerse cargo y de inmediato comenzar con cambios.
Lo que anteriormente se conocía como libramiento de Cuernavaca hace un año cambió a Paso Express, pero cuando esté a cargo del Gobierno del Estado, se convertirá en un bulevar de la ciudad capital en donde se realizarán diversas acciones que permitirán disminuir los accidentes.
“El Paso Express fue una de esas obras que se fueron al más del cien por ciento de sobrecosto, empezó con un presupuesto de mil millones de pesos y terminó costando más de dos mil millones de pesos y acabó con un socavón a los 40 días, es un monumento al fracaso en el sexenio que terminó”, aseguró Fidel Giménez.

Fidel Giménez precisó que se convertirá en un bulevar de la capital en donde se realizarán acciones para disminuir accidentes

Informan. Autoridades estatales señalaron que una vez que pase a sus manos el Paso Express, convertirán la zona en un bulevar de ocho carriles con más seguridad e iluminación.

Embellecimiento
La estatua del general Emiliano Zapata Salazar, se moverá de lugar, se colocará sobre el libramiento, un sitio por el que circulan diariamente cien mil vehículos. Quedará a la altura de la salida de Vicente Guerrero, en una de las gazas con dirección al norte que es hacia donde cabalgó Zapata con Villa rumbo a la CDMX. Se instalará un pedestal que tendrá una altura de 5.80 metros, para evitar que sea vandalizado, y que luzca, se espera que quede instalada en el nuevo punto el 10 de diciembre (en los primeros 100 días de gobierno).

Seguridad
jUna vez que la operación del Paso Express quede a cargo del Estado incluirá la seguridad del tramo, por lo que será la Policía Víal la que vigile que los usuarios respeten los límites de velocidad y estar atentos a los incidentes. Será un bulevar, que desahoga el tránsito de la capital, por lo que se harán entradas y salidas a lo largo de Cuernavaca, y habrá más luz.

Menos carriles
jActualmente el Paso Exprés tiene 10 carriles, cinco de cada sentido, los cuales cuatro son de 3.50 metros para el tránsito de largo itinerario, y seis laterales de 3.20 metros que son para el tránsito local. Al pasar a cargo del Gobierno del Estado se reducirá el número de carriles serán ocho carriles de 3.50 metros y el acotamiento de 2.5 metros.

Adiós barreras
jEl retiro de barreras separadoras ha sido autorizado por la SCT y Banobras, pero Capufe no ha cumplido la instrucción de quitar las barras de concreto. Fidel Giménez ha informado que las barreras se mantendrán en los tramos con desnivel, en donde se aumentará la señalización, para alertar a los automovilistas.

 

Por: Marcela García
[email protected]


Últimas Noticias